Apariciones misteriosas, visiones fantasmales, psicofonías, leyendas o fenómenos paranormales son algunos de las descripciones empleadas por testigos reales que han presenciado momentos realmente terroríficos mientras conducían. Indie Campers, plataforma europea de alquiler de caravanas, habla de cinco rutas por carretera para pasar un viaje de miedo en este Halloween.

  • El sanatorio encantado de Belitre Heilstätten, en Alemania. Formado por 60 edificios, este sanatorio sirvió como hospital militar durante las dos guerras mundiales donde incluso estuvo ingresado Adolf Hitler. Para llegar hasta allí se debe tomar el desvío de la carretera nacional L 88 hacia Fichtenwalde hasta llegar a la ciudad de Beelitzer, donde sólo a través de un sendero misterioso, habrá que adentrarse en un bosque que parece salvaguardar el sanatorio hoy en día abandonado. Muchos testigos hablan de sensaciones extrañas, cambios de temperaturas repentinos, susurros y pasos en habitaciones aparentemente vacías. Fatídicos sucesos han dado protagonismo a este lugar hechizado como el caso del policía, conocido como la Bestia de Beelitz, que asesinó a seis personas en 1989 o un científico que hizo experimentos con una joven de 20 años.
  • La niña de Valparaíso, en Cáceres. Un suceso fatal ocurrido en el siglo XIX da origen a esta historia en la que una niña volvía con su familia de hacer la primera comunión cuando perdió la vida en circunstancias extrañas, tras caer aparentemente del carruaje en el que viajaba. Al parecer cuando el carruaje pasaba por la aldea abandonada de Valparaíso, una manada de lobos salvajes y serpientes asustaron a los caballos que salieron a galope. Para cuando regresaron al lugar de los hechos en busca de la niña, ésta había desaparecido.

trees

Este suceso volvió a repetirse de nuevo en los años 50 convirtiéndolo en una leyenda maldita. Muchos de los habitantes de pueblos cercanos que circulan por la carretera que une Peraleda de la Mata con Torviscoso en Cáceres testifican que, en noches cerradas, se aparece una niña vestida de primera comunión con un rosario en la mano a un lado de la calzada.

  • La M6: la carretera de los horrores, en Inglaterra. Espeluznantes sucesos han tenido lugar en esta misteriosa autopista de unos 2.000 años de antigüedad. Muchos conductores afirman haber visto a una mujer vestida de novia a un lado de la calzada donde años atrás una chica fue asesinada cuando iba camino al altar. En esta misma carretera, varios testigos han revelado que han recogido a un hombre haciendo autostop y que, tras contarles cómo pueden solucionar los problemas del mundo, el hombre desaparece como por arte de magia. Por si fuera poco, en el tramo entre Carlisle y Rugby, muchos conductores afirman también haber visto espectros de soldados romanos y fantasmas de ojos de fuego vagando por esta autopista, conocida ya popularmente como la carretera de los horrores.
  • La monja fantasma de Milán. Cuenta la leyenda que una anciana se situaba en la frontera germano-austriaca e iba alertando a todos aquellos conductores que un mal suceso iba a ocurrirles si no dejaban que ésta se subiera con ellos en el coche. En 1977, según varios testigos, esta misma monja recorría las carreteras próximas a la ciudad de Milán avisando a los conductores que la ciudad iba a ser destruida por un terremoto un 27 de febrero. Por suerte, este mal augurio aún no ha llegado a ocurrir pero lo que sí es cierto es que esta monja fantasma ha suscitado el temor de los ciudadanos durante años.
  • El túnel de los espectros, en Suiza. Pocos se atreven a cruzar el túnel de Belchen, que une Basilea con Hagendorf cuando cae la noche. Esta inquietante autopista alberga historias y sucesos extraños que han sido recogidos por varios testigos. Entre los relatos más impactantes destacan la aparición de una anciana vestida de blanco que recorre el túnel a pie. Igualmente, dos mujeres que conducían por ese mismo túnel afirmaron que vieron a una mujer delante del vehículo que les alertaba de un gran peligro. Cuando quisieron ser conscientes de ello, ésta se desvaneció.