O bien porque el coche viene agotado de recorrer Europa, porque lleva sin arrancar todo el verano o bien porque justo toca pasar la ITV en septiembre,... desde Aeca-ITV quieren hacer que el mes de septiembre sea más fácil y más sencillo. Desde su blog ofrecen una serie de consejos:

  • Cita con la ITV. Toca pasar la inspección técnica al coche. Sin problemas. En la página web de Aeca-ITV se puede consultar a qué matriculas les corresponde hacerlo en septiembre (de JHV a JJH) y toda la red de estaciones donde se puede hacerlo. Se puede pasar la inspección un mes antes de la fecha de vigencia sin que se modifique el periodo de vigencia de la siguiente inspección.
  • Carrocería. Y no sólo quitar la arena que aún arrastra de la playa. Conviene lavar y revisar que no haya daños en la pintura y en la carrocería antes de que llueva.
  • Frenos. Con los kilómetros recorridos en el verano y la carga que ha llevado, puede que ya hayan llegado al final de su vida y conviene que sean cambiados.
  • Chasis. Revisar el chasis, la suspensión y la dirección. Comprobar los bajos de los coches para asegurar que no hay daños.
  • Desgastes. Seguramente tanto trajín de viaje obligue a adelantar el cambio de aceite, el filtro de aire,...
  • A vueltas con los neumáticos. Si este verano se ha tenido algún pinchazo, hay que reponer la rueda de repuesto o verificar que el líquido reparador de pinchazos no esté caducado Y en cualquier caso, revisar la presión, que el calor del verano no perdona.
  • Lluvia. Ya ha llovido. ¡Y lo que queda! Pero que pille con los limpiaparabrisas listos y con líquido. Una escobilla reseca puede dañar las lunas.
  • Fuera humos. Por muchos motivos. La contaminación no es una moda, es una realidad constatada y que preocupa. Según el estudio realizado por la Universidad Carlos III, “las muertes prematuras evitadas por la ITV por exposición a contaminantes atmosféricos son 406 al año, aproximadamente. Si todos los automóviles hubieran pasado la ITV, podrían haberse evitado cerca de 80 muertes prematuras adicionales”.

El conductor también puede ayudar con sus acciones: no tener el coche en marcha si se está parado, revisar el tubo de escape y el catalizador, y realizar el mantenimiento indicado por el fabricante. Una mala combustión del motor puede producir mayor cantidad de humo.