El artista taiwanés Lin Shih-Pao creó un modelo a tamaño real de un coche de carreras de Fórmula Uno utilizando 25.000 teléfonos móviles reciclados. Con la intención de difundir el conocimiento del medio ambiente, se tomó cuatro meses para completar un proyecto único.

 

Shih-Pao recogió miles de viejos y desechados los teléfonos móviles para la escultura a lo largo de cuatro años y por todo el planeta. De hecho, el artista, ubicado en Nueva York, se gastó un total de 30.000 dolares (poco menos de 28.000 euros) en la fabricación del coche.

Después de acumular las piezas rotas y descartadas, el artista las sujetaba a un bastidor de madera con la forma de un coche, con pegamento y clavos. Destacar que con los teléfonos móviles y el marco de madera, la escultura pesa alrededor de dos toneladas .

Indicar asimismo que una serie de estudiantes también le ayudaraon en la recopilación de los teléfonos móviles desechados.

[iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/XeXmSlQsd4o" frameborder="0" allowfullscreen ]