Yu Je-ha, de nacionalidad coreana, tras no estar satisfecho por el servicio prestado en su concesionario de coches, destrozó su Mercedes S63 AMG - valorado en 170.000 euros - con un palo de golf.

Nuestro protagonista compró el pasado mes de marzo su flamante automóvil en un concesionario de la ciudad de Gwangju. Ahora, como protesta contra la falta de empatía y profesionalidad de los empleados del concesionario ha enviado su coche al desguace.

 

Je-ha reclamaba que cambiaran su coche por otro modelo igual o que le reembolsaran con el importe del mismo, alegando graves problemas en el motor.

"No me dieron la respuesta que esperaba y me trataron mal en Shin Sung Motors (el concesionario), así que decidí destruir el vehículo", relató.

[iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/YQ1MIqhNb4I" frameborder="0" allowfullscreen ]