La Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) ha celebrado un encuentro online sobre la “Situación y retos de la Descarbonización del Vehículo Industrial y Pesado”, en la que han participado los principales actores del sector, concluyendo que el sector del transporte apoya completamente el proceso de descarbonización, que requerirá de tiempos de implementación realistas, ayudas por parte de la Administración en forma de planes Moves para sufragar el diferencial de precio de la nueva tecnología hasta que se masifique, de ayudas a la inversión para incrementar las infraestructuras de recarga, y una homogeneización de legislaciones tanto europeas como locales.

El evento ha constado de dos partes diferenciadas. En la primera han participado los principales fabricantes de vehículos pesados: Ruggero Mughini, director general de Iveco en España y Portugal; Stéphane De Creisquer, director general de Man Trucks & Bus Iberia; François Botinelli, director general de Renault Trucks; Sebastián Figueroa, director general de Scania Ibérica; y Giovani Bruno, director general de Volvo Trucks España, que han coincidido en el diagnóstico del estado de la movilidad sostenible de vehículos pesados, informan nuestros compañeros de Todotransporte.

Los fabricantes ven la descarbonización como una evolución que ya ha comenzado y la industria está preparada para el cambio. Actualmente, existe una oferta de vehículos pesados impulsados por tecnologías sostenibles (gas licuado, híbridos, eléctricos y de pila de combustible de hidrógeno) que irá aumentando para poder satisfacer los diferentes tipos de demanda. Pero afirman que la colaboración de los entes públicos es fundamental para llegar a los objetivos marcados. Este proceso de transición, adaptación y cambio debe ir acompañado por el desarrollo de una red de infraestructuras de recarga por toda Europa (tanto eléctrica como de hidrógeno verde), además de una estabilidad y homogeneidad jurídica, junto con un plan de incentivos para facilitar la descarbonización e impulsar el consumo.

Los fabricantes ven la descarbonización como una evolución que ya ha comenzado y la industria está preparada para el cambio

La jornada se ha completado con una mesa redonda en la que han participado Mercedes Gómez, directora general de Transporte Terrestre del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; Jorge Ordás, subdirector general de Movilidad de la Dirección General de Tráfico; José Carlos Espeso, responsable de proyectos de movilidad en Aecoc; y José López-Tafall, director general de ANFAC.

Durante el debate, la directora general de Transporte Terrestre ha asegurado que los fabricantes deben continuar trabajando en la reducción de emisiones para que se puedan cumplir con los objetivos marcados para las próximas décadas, ya que, con los datos actuales, España está en una posición complicada de tener un porcentaje representativo de vehículos pesados de nuevas tecnologías en 2030. Tanto España como los fabricantes deben aprovechar las ayudas económicas ofrecidas por la Unión Europea y renovar el parque automovilístico, manteniendo la estrategia de movilidad siguiendo tres tendencias: “Seguridad, Sostenibilidad y Conectividad”.

Por su parte, el responsable de la DGT alertaba sobre el estado de envejecimiento del parque automovilístico en España, y abogaba por la elaboración de un plan de ayuda estructural y previsible para aumentar la demanda de vehículos impulsados por energías sostenibles, tanto turismos como vehículos pesados. “Hay que conseguir que las empresas de logística y distribución apuesten por las nuevas energías como los motores de hidrógeno, y para ello será necesario reducir el coste diferencial entre el diésel y los últimos modelos de energía de cero emisiones a través de ayudas al comprador para impulsar el consumo y la transición”.

Para el responsable de proyectos de movilidad de Aecoc es importante elaborar una “hoja de ruta para abordar la transición hacia la movilidad sostenible”, así como la necesidad de la cooperación de la Administración, que será clave para agilizar este proceso de cambio, en el que hay que detectar necesidades para abordarlas y así continuar con el proceso de una transición que los fabricantes están liderando.

Por último, el director general de ANFAC profundizó en la necesidad de apoyos por parte de las administraciones para afrontar el cambio de ciclo hacia la descarbonización, ya que los objetivos son muy exigentes y el plazo de tiempo para ejecutarlos estrechos. “Además, las administraciones han aplicado un plan basado primero en multar y después en conceder ayudas, y este no es el camino”. En opinión de Tafall, para impulsar la demanda social y empresarial de vehículos sostenibles, hay que facilitar la compra y acabar con la incertidumbre mediante la elaboración de un plan de movilidad común y homogéneo.