Toyota estudia el uso de la pila de combustible para propulsar a camiones articulados, según ha anunciado en un comunicado recogido en la web de Faconauto. En concreto, la marca ha realizado un estudio de viabilidad en el estado de California (Estados Unidos), del que dará más detalles en las próximas semanas.

Pese a que ya ha empezado a hacer movimientos hacia la movilidad eléctrica, Toyota reafirma su compromiso con el hidrógeno, del que dice “podría ser una solución sin emisiones para un amplio abanico de vehículos”. Para dar este paso, la escalabilidad de esta nueva tecnología permite su posible aplicación también a vehículos industriales, que se comercializa en Japón, Estados Unidos y determinados países de Europa, como son Reino Unido, Alemania, Dinamarca, Bélgica, Suecia y Noruega, a los que se sumará Holanda a finales de este mismo año.

Por otro lado, Toyota tiene previsto introducir más de 100 autobuses de pila de combustible, principalmente en la zona de Tokio, antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Los Toyota FC Bus se venderán por primera vez en Japón a principios del próximo año 2017.