130 Seat 600 llegados de todas las partes de España se dieron cita el pasado fin de semana en la localidad madrileña de Aranjuez en la convocatoria de la 1ª Concentración Nacional de Seat 600, organizada por los clubes de aficionados madrileños 600 Leganés y Puerta de Alcalá, con el apoyo de Talleres Alberauto y de Recambios Garsa, de la Red Cecauto.

Durante la misma, Conepa rindió homenaje a los propietarios de unidades del citado modelo que aún se mantienen en funcionamiento gracias al cuidadoso mantenimiento de los vehículos. El acto de entrega de diplomas tuvo lugar el domingo, con la presencia de la alcaldesa de la localidad, María José Martínez de la Fuente, y tras su visita a la exposición de vehículos, entre los que se encontraban algunas unidades ya únicas. 18 clubes de amigos del 600 recogieron de manos de Ramón Marcos, presidente de Conepa, un recuerdo del acto.
El Ayuntamiento de Aranjuez cortó la emblemática calle del Príncipe para la concentración de vehículos. Miles de vecinos de la localidad y visitantes de la misma tuvieron el privilegio de vivir la fiesta y pasear entre los vehículos símbolos de una época en la bella localidad, reconocida como "Paisaje cultural patrimonio de la Humanidad" por la Unesco en 2001.
En la actualidad circulan por España unos ocho mil "600" y en torno a dos mil más están en proceso de restauración. Mantener y reparar un Seat 600 que dejó de producirse hace cuarenta años no es complicado. Bien es cierto que no se trata de un vehículo cualquiera, sino de un modelo emblemático para la historia del automóvil en España. Todavía hoy se fabrican recambios, aunque algunas piezas, como las insignias y logos originales, se cotizan como verdaderas joyas. La simplicidad mecánica del automóvil hacía posible en su momento que las operaciones básicas de mantenimiento pudieran ser realizadas por los usuarios más habilidosos. De hecho, hoy día, los mejores conservadores de 600 son sus propietarios, auténticos artesanos y muchos de ellos vinculados al mundo del automóvil. En la actualidad, los dueños de 600 recurren sobre todo a los talleres para las reparaciones de carrocería.
El punto "flaco" del 600 estaba en su sistema de refrigeración, lo que producía frecuentes calentamientos. Sus actuales propietarios son conscientes de ello y cuidan de manera rigurosa el estado del circuito. En cuanto al paso por las ITV, no presenta problemas a los vehículos de serie y alguno más a los coches que han sufrido transformaciones, para los que se requiere la oportuna homologación.