El sello “Concesionario Protegido frente al Covid-19”, puesto en marcha por Faconauto y que cuenta con el asesoramiento técnico de TÜV SÜD, ya está implantado, hasta el 20 de mayo, en 186 grupos de concesionarios, con una capilaridad de más de 900 puntos de venta, lo que les compromete a la adopción de medidas de protección y prevención para clientes y empleados.

Su implantación se ha hecho en un tiempo récord”, según la patronal, y ha permitido a muchas concesiones reabrir sus puertas habiendo pasado el proceso para su obtención. TÜV SÜD se está ocupando de la validación de este sello, así como de su posterior auditoría, asegurando la correcta interpretación y entendimiento de todas las medidas de protección, limpieza e higiene a adoptar por parte del concesionario. La base del proceso es el Protocolo de Protección y Prevención sectorial que fue elaborado por Faconauto, Anfac, Sernauto, UGT y CC. OO, con la supervisión del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y la aprobación del Ministerio de Sanidad.

El proceso de obtención del sello incluye la creación de la figura del “responsable de Covid-19” en el concesionario, que está encargado de la evaluación y declaración al equipo técnico de TÜV SÜD sobre el cumplimiento del protocolo.

Faconauto ha habilitado un enlace en su página web con el listado oficial de concesionarios validados, y el número de sello otorgado, para proporcionar una mayor transparencia y seguridad al consumidor.

Cabe recordar que, desde el pasado 18 de mayo, todos los concesionarios en España han reabierto al público, al que se atiende con cita previa, lo que ha supuesto la reincorporación de 85.000 de los trabajadores que estaban acogidos a ERTEs, el 52% del total. Los concesionarios reabrieron con todas las medidas de protección sanitaria, contempladas en el sello “Concesionario Protegido frente al Covid-19”, y tras haber invertido más de once millones de euros en Equipos de Protección Individual (EPIs) y elementos de desinfección.

Entre los elementos de seguridad comunes que se tienen en cuenta de cara a los clientes están respetar la distancia mínima de seguridad, que se establece en dos metros, o poner a su disposición tanto geles desinfectantes como mascarillas, en el caso de que no se pueda garantizar esa distancia mínima de seguridad.

La entrega de los vehículos, en venta, posventa, de cortesía y de pruebas se realiza manteniendo la distancia mínima de seguridad, con los sistemas de protección adecuados y con una declaración responsable por parte del concesionario de que el vehículo ha sido desinfectado. En cuanto a las pruebas de los vehículos, el contacto con el cliente se ha minimizado al máximo y se realiza si el cliente lo solicita expresamente. Para ello, se sigue el protocolo de seguridad, que establece que sólo se podrá hacer con un máximo de dos personas y después de haber firmado, tanto vendedor como cliente, una declaración responsable de que no les consta tener coronavirus.