En su intervención en el 32º Congreso de Ancera, su presidente, Miguel Ángel Cuerno, aportó algunas cifras sobre un sector en el que los fabricantes de componentes facturan 37.100 millones de euros, la distribución 12.100 millones y los talleres otros 12.000 millones. Un sector en el que hay 3.500 tiendas de recambio y 45.142 talleres, un país que es el segundo en fabricación de vehículos en Europa -y el 8º mundial- y el cuarto productor de componentes en Europa.

Cuerno señaló que la posventa independiente en España tiene más participación que en ningún otro país de europa, con un 63% de cuota de mercado. “La crisis la han sufrido más los concesionarios, los fabricantes de componentes. No los talleres o las tiendas, que siguen aumentando sus ventas”.

El presidente de Ancera habló también de iniciativas como Distrigo. “Que las marcas hagan campañas para quitarnos cuota de mercado es lo más normal del mundo. En mi opinión, las marcas sólo saben gastar dinero en un mercado que no controlan y no dominan. Aunque ahora parece que hacen más ruido”. “Que en España haya 20 placas para vender Peugeot y Citroën no es nada comparado con los 200 concesionarios a los que les han cancelado el contrato. Este año, las placas de PSA han perdido dinero, en España y en Francia. No me dan miedo las marcas, porque si quieren vender recambios, tendrán que contrataros a vosotros”, apostilló.

Del mismo modo, envió un mensaje tranquilizador al auditorio sobre el futuro. “Económicamente es imposible que se traslade el mercado a los concesionarios. Y, además, no es verdad que el sector vaya a cambiar en pocos años. Las ventas de eléctricos no tendrán impacto, al menos, hasta 2030. ¿Y creéis que los talleres independientes, con la fuerza de los distribuidores y fabricantes de componentes, no aprenderán a reparar coches eléctricos en todo este tiempo?”, finalizó Cuerno quien señaló que Ancera intentará que en 2023 el nuevo Reglamento siga defendiendo los intereses del sector independiente.