En el IV Congreso Europeo del Vehículo Eléctrico, el director general de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive), Arturo Pérez de Lucía, ha considerado necesario “un plan global, ambicioso y coherente” desde el Gobierno que ayude a desarrollar el mercado del vehículo eléctrico, según fuentes de Efe recogidas por La Vanguardia.

Este plan global desde las administraciones debe combinarse también, según el responsable, con un “impulso desde la industria” para que desarrolle vehículos eléctricos con mayor capacidad de autonomía, que eliminen la “barrera de la ansiedad de autonomía” que tienen los usuarios. Esto, junto la expansión de la infraestructura de la red de puntos de recarga, “completarían el cuadro de las barreras” para poder desarrollar el mercado de la movilidad eléctrica.

Antes había “descoordinación” entre Administraciones Públicas e Industria, pero actualmente Pérez de Lucía considera que “se está avanzando en planes de conurbación” que engloban acciones desde varios centros urbanos, a la vez que, desde distintas carteras, se está “trabajando en un plan que sea más alineado”.

Ante el reto medioambiental y las emisiones del transporte, el director general de Aedive cree que hay “un problema y una oportunidad industrial importantísima”. “Cada vez se van incorporando más vehículos al portafolio de oferta de movilidad eléctrica de los fabricantes y no sólo en los coches, sino también autobuses urbanos, que están formando un parque de movilidad sostenible urbana”.

Otra de las novedades que ha impulsado el sector en los últimos años es la irrupción de los servicios de movilidad compartida, que están suponiendo que en España haya un incremento del uso (aunque no de la propiedad) de los vehículos eléctricos. Gracias a este tipo de servicios, la cadena de valor se está “incrementando poco a poco” en este mercado, según el responsable, que, a su vez, está siendo “cada vez más transversal” y “empapa” a todos los sectores hasta llegar al usuario final.

Un “apropiado” sistema de incentivos y una mayor implicación de la Administración Pública, que traslade el mensaje a la opinión pública de la importancia de la electromovilidad, son algunos de los desafíos que necesita el sector para seguir desarrollándose. Pérez de Lucía también ha pedido un marco regulatorio “favorable” para que se eliminen las barreras que te impiden implantar puntos de recarga.