El 67% de los conductores de las grandes ciudades españolas ya utiliza aplicaciones móviles para evitar atascos, ahorrar combustible o aumentar su seguridad, y más del 64% de ellos cree que el coche eléctrico es la solución ideal para la movilidad urbana; de hecho, al 82% de los encuestados a nivel nacional le gustaría utilizar un coche eléctrico. Estas son algunas de las conclusiones de la III Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles, realizada por el Foro de Movilidad promovido por Alphabet.

En el último año se ha incrementado el uso del automóvil en los desplazamientos habituales de los españoles, siendo el medio de transporte más empleado por los conductores (61%). En Madrid es el metro el medio de transporte preferido (54%), seguido de cerca por el automóvil (52%) y el autobús (40%), que pierde peso con respecto a años anteriores. El informe destaca el aumento en el último año del uso de las motos, que pasa del 3% al 8% a nivel nacional. La comodidad (66%) sigue siendo el factor principal a la hora de decidir cómo nos desplazamos.

En el último año también ha crecido el número de conductores que reconoce utilizar el móvil mientras conduce (25% en 2015 y 30% en 2016), y continúan siendo más hombres que mujeres. El 92% asegura que utiliza manos libres, pero un 8%, sobre todo los más jóvenes, reconoce usarlo para hacer llamadas y enviar mensajes de WhatsApp.

La Radiografía de Alphabet indica, asimismo, que el 45% de los conductores españoles (y el 41,5% de los madrileños) ya ha compartido coche gracias al impulso de estas aplicaciones, y el 11% de ellos, lo hace habitualmente. Entre los motivos se encuentran el ahorro (77%), seguido por la comodidad (14%).

Por otro lado, el documento señala que en diez años cambiará nuestra manera de desplazarnos. Así lo afirman tanto los expertos como el 61% de los encuestados. Más del 64% cree que el vehículo eléctrico es la solución ideal para la movilidad en las ciudades y al 82% de los encuestados le gustaría utilizar un coche eléctrico, aunque nunca lo ha hecho, un 10% más que en 2015. En general, las principales desventajas que se perciben en el vehículo eléctrico son la escasez de puntos de recarga (64%), seguida de la autonomía (51%) y de la percepción de un elevado coste (37%).