Norauto, con motivo de la operación salida de este verano, en la que se prevén millones de desplazamientos, insta a una puesta a punto responsable de los vehículos, pues aproximadamente nueve de cada diez conductores no realiza un completo mantenimiento del coche.

 

Según la cadena de autocentros, el 90% de los conductores desconoce muchos de los componentes que debe revisar frecuentemente y con qué periodicidad. Además, destaca que muchos sólo revisan el estado de su vehículo siguiendo el plan de mantenimiento marcado por el fabricante o cuando se acerca la revisión de la ITV.

Se trata de un hecho que Norauto califica de "insuficiente" teniendo en cuenta la antigüedad del parque automovilístico español, situado por encima de los once años.

Por ello, considera "imprescindible" realizar chequeos rápidos de forma regular y también antes de iniciar un viaje largo, con el objetivo de incrementar la seguridad vial y no quedarse tirado en la carretera en las vacaciones.

Así, recuerda el aumento de las averías en los últimos meses por falta de mantenimiento, donde neumáticos, baterías y motor estaban entre las principales causas.

Para realizar una correcta revisión periódica, Norauto recomienda comprobar la presión de los neumáticos una vez al mes y también antes de realizar un viaje largo. Del mismo modo, aconseja chequear regularmente otros elementos del coche como el nivel de aceite, el estado de los neumáticos y de las escobillas, el líquido limpiaparabrisas, así como la rueda de repuesto.

En cambio, los componentes más complejos como líquido de frenos, refrigerante, batería, frenos, filtros, amortiguador y correa de distribución se aconseja que se comprueben en el taller.

También con motivo de la operación salida, Norauto recuerda que antes de iniciar un viaje por carretera es imprescindible prestar especial atención al denominado triángulo de seguridad conformado por neumáticos, amortiguadores y frenos.

Para realizar una puesta a punto del vehículo es necesario además una revisión del aceite, del líquido limpiaparabrisas, el del refrigerante, el del sistema de frenado y el de la dirección asistida, así como el estado de las escobillas y el sistema de alumbrado. Tampoco hay que olvidar los elementos de seguridad obligatorios como los chalecos reflectantes y los dos triángulos de seguridad.