La Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles recuerda la importancia de realizar las revisiones periódicas recomendadas por el fabricante en los concesionarios oficiales. “Es la mejor manera de evitar sorpresas con el rendimiento de nuestro coche, de que se alargue su vida y utilización y, por supuesto, de no perder la garantía”, afirma Moisés González, presidente de AMDA.

No ir al taller a revisar el coche cuando toca perjudica económicamente al conductor y también al vehículo, pero en prestaciones y seguridad. Además de perder la garantía, las revisiones ponen al coche a punto y se pueden detectar posibles fallos que, más tarde, pueden convertirse en averías graves. Pero, una vez finalizada la garantía del vehículo, los talleres de los concesionarios analizan y controlan el desgaste que sufren las diferentes piezas del vehículo y que llegan cada cierto tiempo, o por el kilometraje que se haya hecho al coche.

“Tanto si el coche necesita una revisión especial, una reparación o una inspección legal, los especialistas de los concesionarios oficiales saben qué es lo mejor para el vehículo y siempre ofrecen un servicio excelente, con tecnologías innovadoras de programación y diagnóstico”, aseguran desde AMDA, cuyos concesionarios afiliados ofrecen “siempre precios razonables y transparentes”.

“Además, el sello de un concesionario oficial en el libro de revisiones otorga un mayor valor a nuestro vehículo a la hora de su venta”, añade el presidente de AMDA.

Cuando se trata de la revisión previa de pruebas de emisiones de escape, el vehículo estará preparado para las siguientes revisiones prescritas legalmente, indicando cualquier deficiencia y solucionándola antes de que el vehículo se someta a las pruebas pertinentes.

Un factor importante también es la sustitución de neumáticos. “El concesionario se asegura de que éstos, las llantas y los componentes del bastidor se adapten perfectamente entre ellos”. AMDA destaca, asimismo, los frenos, retirando las llantas para un exhaustivo análisis del sistema de frenado, incluidos los manguitos. De acuerdo a la asociación, “si fuera necesario se aportaría un recambio profesional de los componentes desgastados (discos de freno, pastillas de freno, sensores de pastillas de freno) y se realizaría una limpieza a fondo de los mismos”.