En su discurso de apertura, Alexandre Ferreira, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Comercio y de Reparación del Automóvil Portuguesa, destacó las diversas áreas donde la asociación ha tenido un papel determinante, sobre todo, en la lucha contra la economía sumergida, según informa la revista portuguesa Jornal das Oficinas, perteneciente al Aftermarket Media Network junto con nuestros medios Posventa.info y Talleres en Comunicación, la revista francesa Zepros, la italiana Parts, la griega Autoespecialist o la polaca Warsztat.

Ferreira también hizo referencia a la competencia desleal practicada por las grandes superficies, que mezclan los productos alimentarios con baterías, lubricantes y otros consumibles, sin cumplir con las exigencias medioambientales y recogida de residuos, obligatorias para las empresas del sector. En cuanto a los desafíos a corto plazo, el presidente destacó la falta de recursos humanos para el área de carrocería y la alteración de paradigma en cuanto a la fuente energética que moverá los vehículos del futuro.

En este sentido, la tecnología de híbridos y eléctricos, el acceso a la información técnica, la conectividad y la movilidad aparecen como retos de futuro para la reparación de automóviles, explica Jornal das Oficinas en su artículo. Para debatir estos temas, Anecra preparó un debate dedicado a los talleres, presentado por Ignacio Juárez Pérez, hasta hace poco director general de Cesvimap.

“Los talleres tienen que estar preparados para las nuevas tecnologías y nuevos sistemas de propulsión. Con los sistemas ADAS ya instalados en la mayoría de los vehículos modernos, los siniestros van a disminuir y los costes de los automovilistas con los vehículos será menor”. En opinión de Juárez, “la clave va a estar en la eficiencia y calidad de servicio, así como en las nuevas herramientas y equipamientos. En el área de la carrocería, la utilización de diversos materiales, como fibra de carbono, acero, plástico, aluminio, nuevas masillas, adhesivos y pinturas. La formación de los recursos humanos y la inversión en nuevos equipos es, por lo tanto, inevitable y no hay alternativa”.