La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) presentó, en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, el Informe Anual del sector de 2012, cuyos datos muestran el sector del automóvil como uno de los pilares económicos y sociales del país.

Su vicepresidente ejecutivo, Mario Armero, destacó que "el sector del automóvil ha sabido adaptarse a las circunstancias: España ha sido un imán para atraer nuevas inversiones o mantener las que hay en sus 17 centros de fabricación". Sin embargo, agregó que hay que seguir trabajando para recuperar el mercado interior, mejorar la logística, seguir abriendo nuevas fronteras a la exportación e incrementar la competitividad del sector.

El dirigente desveló, acto seguido, que el Estado recaudó el pasado ejercicio del automóvil 23.315 millones de euros. A pesar del descenso en las ventas, hubo partidas fiscales que crecieron, como la relativa al IVA o al Impuesto de Circulación.

En este ámbito, la asociación se centra en la necesidad de ir abordando aspectos fiscales cuando la coyuntura económica lo permita, para mejorar la competitividad de nuestro sector. En especial, es importante la eliminación del impuesto de matriculación y la reordenación del de circulación en base a criterios medioambientales y bajo un prisma de neutralidad fiscal.

Desde la óptica del mercado, prosigue Anfac, este año se presenta complicado, pero gracias al Plan PIVE el mercado podrá terminar el año con unas cifras cercanas a las 670.000 unidades.

Por otro lado, el Informe Anual de Anfac también subraya aspectos logísticos, que suponen el 10 % del coste total de fabricación de un vehículo. Se hizo también mención expresa al capítulo de la postventa y a la importancia de la iniciativa presentada por la Directora General de Tráfico para abordar un necesario rejuvenecimiento del parque automovilístico español, para que en el año  2016 el 50% de los turismos que circulan por España tengan siete años o menos.