El kilometraje del vehículo deberá constar en el permiso de circulación del conductor. Se trata de una demanda histórica de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) que por fin se hace realidad, desde el 15 de enero pasado.

 

El presidente de la entidad, Juan Antonio Sánchez Torres, aplaude la puesta en marcha de esta medida por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT), que concederá mayor transparencia a la compraventa de vehículos de ocasión y contribuirá a luchar contra algunas prácticas aisladas relacionadas con el trucaje del cuentakilómetros.

Hasta la fecha, este tipo de control sólo se realizaba en las estaciones de ITV, donde, desde el 1 de enero de 2013, vienen anotando el kilometraje de los vehículos y se traslada telemáticamente a la DGT para que conste en su informe del vehículo.

Ahora se da un paso más con la inclusión de estos datos en el permiso de circulación, algo que ayudará a evitar posibles actos delictivos de trucaje de cuentakilómetros en los vehículos de segunda mano, infracción que tiene como objetivo alterar el precio del vehículo y obtener un lucro mayor en su venta.

Esto es debido a que el importe de un VO se determina no sólo por la antigüedad del vehículo, sino también por su kilometraje. Cuanto menor uso tenga, más valor tendrá. No obstante, no es una práctica generalizada ni está extendida entre los vendedores de vehículos usados, pero crea mala imagen en el sector y desconfianza en el comprador.

Lo cierto es que la manipulación de este dispositivo del vehículo supone una estafa penada con hasta seis años de cárcel. Es tal su importancia que la Comisión Europea ha incorporado este asunto a su agenda de trabajo. Además, desde Ganvam se hace hincapié en que la manipulación del cuentakilómetros constituye un acto de competencia desleal frente al resto de la inmensa mayoría de agentes que trabaja honestamente conforme a las exigencias de ley.

Esta picaresca delictiva tiene consecuencias también para la seguridad vial. Si un conductor adquiere un vehículo de segunda mano con el cuentakilómetros manipulado, es decir, con más kilómetros realmente de los que se contabilizan, tendrá una idea equivocada sobre el mantenimiento que requiere.

¿Cuándo cambiar los discos y pastillas de freno por ejemplo? Si el kilometraje real del vehículo no se corresponde con la lectura del cuentakilómetros el conductor, se pone en riesgo la seguridad del conductor, sus acompañantes y otros usuarios de la red viaria.

En palabras del presidente de Ganvam, "seguimos insistiendo en que se incorpore esta acción delictiva en futuras modificaciones de la normativa, algo que no se llevó a cabo en la última Ley de Seguridad Vial de mayo del año pasado, a pesar de la importancia de proteger al consumidor y, especialmente, de garantizar unas carreteras más seguras".