Antonio Moar realizó la tradicional ponencia de coaching, que se inició hablando de lo interesante que es "hacer" y "pensar" para cualquier negocio. Moar ejemplificó esto con el fútbol americano y la figura del quaterback, "alguien que retrocede y piensa unos segundos cuál es la mejor jugada". A continuación, pidió a la audiencia que pensara cuáles son las competencias/actitudes/conocimientos clave más determinantes para su empresa.

Una de ellas podría ser la transparencia y la coherencia ("decir lo que hago y hacer lo que digo"); también el entusiasmo ("España se ha convertido en The Walking Dead, con todo el mundo quejándose"); el poder de comunicación ("con la disciplina de escuchar, la capacidad de emitir mensajes y el 'pregunting' para aprender"); la capacidad para delegar ("proyectándote a través de los demás y haciendo buenos a los otros"), la capacidad analítica, autoestima y equilibrio personal y la creatividad.