La industria de automoción aragonesa se concentró en la sede de la Cámara de Comercio de Aragón para celebrar un encuentro, en el que se resaltó el buen momento industrial de la automoción, que está marcando el camino de la propia recuperación industrial.

En el acto participaron Anfac (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones), Bosch, El Clúster de Automoción de Aragón (Caar) y la Cámara de Comercio de Aragón.

Entre las principales conclusiones, la buena relación entre fabricantes y componentes. Ése es el camino hacia al futuro, hacia el objetivo español de volver a producir tres millones de vehículos.

Para ello, es necesario incrementar la competitividad y seguir trabajando con las administraciones en aspectos clave como la logística y los costes energéticos, y recuperar el mercado interior.

En este sentido, el incremento de la producción previsto para los próximos años será una oportunidad para la industria de componentes y para otros sectores industriales.

Fabricantes y componentes se encuentran inmersos en una “lucha” que comparten para atraer nuevas inversiones y aumentar la carga de trabajo. Ejemplo de esta colaboración es el Barómetro Bosch-Anfac sobre seguridad y medio ambiente, con un esfuerzo constante de dos instituciones líderes por concienciar a la sociedad española y aragonesa de la importancia de contar con vehículos más eficientes y más seguros.

Sin duda, la sociedad aragonesa ha sabido captar dicha importancia, pues es líder en presencia de elementos de seguridad y medio ambiente como el ESP, el sistema de alerta de salida y asistente de mantenimiento de carril o el filtro de partículas.

En cuanto al mercado se refiere, Aragón presenta hasta octubre una tasa de crecimiento del 2,9%. La previsión para noviembre es de un crecimiento del 30%, incremento fundamentado en los Planes Pive aprobados por el Gobierno.