Joan Oliver, presidente de Asema, Asociación Empresarial de Automoción y Náutica de Baleares, subrayó ante los cerca de 400 asistentes a la cena anual de hermanamiento que celebra la asociación, el trabajo que esta desarrolla en la detección y denuncia de los talleres que no cumplen con la legislación que regula el sector, y pidió al Ejecutivo balear que actúe con contundencia sancionando a los talleres no regularizados, para que los que cumplen con sus obligaciones vean recompensados sus esfuerzos.

 

En contestación a las peticiones de Asema, la secretaria autonómica de Promoción Empresarial y Empleo, Lourdes Cardona, aseguró que el Govern está intentando dar solución a esta cuestión mediante diferentes vías, como la intensificación de las inspecciones realizadas en los talleres o mediante la medida según la cual la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) podrá solicitar a los conductores un documento que identifique al taller que le ha realizado la reparación que resulte conveniente tras un rechazo en la ITV por defecto grave, lo que servirá también de garantía de la reparación para el consumidor.

Por su parte, la directora general de Medio Ambiente, Neus Lliteras, ofreció la colaboración del Ejecutivo a este sector, e insistió en la necesidad de que los talleres de vehículos y embarcaciones cumplan con los requisitos medioambientales que figuran en la legislación al respecto.

Joan Oliver, que en pocos días será previsiblemente reelegido presidente de la patronal de talleres mecánicos de vehículos y embarcaciones, abordó otra de las reivindicaciones del sector, como es evitar que algunas compañías de seguros sean las que decidan a qué taller debe llevar un cliente a reparar su vehículo, ya que con ello se impone a los talleres unas condiciones de trabajo que perjudican el margen de beneficio del taller.

Ante esta situación, Oliver recordó que Asema pone a disposición de sus asociados un sistema de doble peritación que sirve de apoyo tanto al taller como al cliente a la hora de pedirle a la compañía aseguradora el importe de la reparación a un precio justo.

Finalmente, Oliver repasó otras cuestiones de importancia para el sector como la necesidad de encontrar una solución para que los talleres situados en Palma no se vean perjudicados por la existencia de zonas de estacionamiento regulado (zona ORA), tal y como se ha hecho en otras ciudades.