La Asociación de Talleres Reparación de Vehículos de Zaragoza (Atarvez) quiere hacer llegar a los conductores una serie de recomendaciones, pues se acerca el invierno y con él el mal tiempo.

Niebla, lluvia, poca luz y bajas temperaturas están a la vuelta de la esquina. Seguidamente la patronal nos recuerda los puntos que hay que tener en cuenta para que nuestro vehículo esté preparado de cara al invierno.

 

Neumático: nuestra seguridad depende de ellos, así que el dibujo debe estar en buen estado y no deben presentar grietas ni estar fuera del rango de seguridad por fecha. Actualmente existen nuevos compuestos para invierno con excelentes resultados en agarre sobre superficies mojadas o nevadas.

Luces: tan importante es ver cómo ser vistos. Todas las luces deben estar en perfecto estado sin roturas en pilotos o faros y deben estar debidamente regladas y operativas.

Escobillas limpiaparabrisas: totalmente imprescindibles. Si no se encuentran en buen estado pueden dificultar notablemente la visión al conducir. Deben ser sustituidas una vez al año. Revisar a su vez el líquido lavaparabrisas, que debe ser de buena calidad y contener anticongelante para ser operativo a bajas temperaturas. A su vez controlar el funcionamiento y buen reglaje de los eyectores.

Parabrisas: no debe tener grietas o roturas ya que afectan a la visión. A su vez una buena limpieza interior asegura una buena conducción con poca luz. Lo mismo se debe aplicar a los espejos retrovisores. Controlar también el funcionamiento correcto del desempañado trasero y delantero de las lunas.

Batería: debe encontrarse en perfecto estado ya que con las bajas temperaturas se le solicita mucho más esfuerzo en los arranques y en los consumos extra como luces y calefacción. Una revisión de este elemento a fondo evitará desagradables sorpresas a primera hora de la mañana.

Bujías y calentadores: una puesta a punto de estos elementos nos asegurará un arranque perfecto aunque la temperatura sea muy baja.

Calefacción y climatización: un equipo de climatización en perfecto estado nos garantiza una temperatura de habitáculo deseada y, aunque sea invierno, el equipo de aire acondicionado debe funcionar correctamente ya que usándolo junto a la calefacción se consigue un desempañado de las luna prácticamente inmediato.

Planificación: ante un desplazamiento en invierno es importante tener en cuenta los pequeños detalles como tener suficiente combustible, planificar el recorrido y conocer el estado de la carretera y el clima que vamos a tener, asegurarse de llevar el chaleco reflectante, los triángulos de emergencia y tener la rueda de repuesto en perfecto orden. Llevar un juego de cadenas si va a nevar e importante saber cómo se colocan