Los proveedores del sector de automoción se han vuelto más optimistas con respecto a las perspectivas para 2021. El 38% tiene previsiones positivas, en comparación con el 8% de hace seis meses, aunque el 31% sigue teniendo una visión notablemente negativa, porcentaje mucho mayor que en los tiempos anteriores al Covid-19. Así lo indica la última encuesta Clepa Pulse Check sobre el sentimiento empresarial en el sector, realizada semestralmente con la colaboración de McKinsey.

Las perspectivas mayoritarias son sólidas debido al repunte, mucho más rápido de lo previsto, del mercado mundial de la automoción, ya que cuatro de cada cinco proveedores espera aumentar el volumen de pedidos en los próximos 12 meses. Se prevé que la rentabilidad se estabilice aún más, con cifras superiores al 5% al alcance de más de cuatro de cada diez encuestados.

La secretaria general de Clepa, Sigrid de Vries, considera que el sentimiento está mejorando a pesar de la continua preocupación por el impacto de la pandemia y las dificultades actuales en lo referente a entregas de semiconductores y otros materiales críticos, como el acero o los plásticos, y las limitaciones en la capacidad de transporte y logística, lo cual tiene un efecto amortiguador. De hecho, más del 60% de los encuestados indican haberse visto afectados por estas dificultades, lo que se traduce en retrasos o interrupciones de la producción.

La pandemia está acelerando la transformación estructural del sector en el camino hacia la movilidad digital y neutra en carbono, que ya había comenzado antes de 2020

En la encuesta, los proveedores reconocen también que, entre finales de febrero y principios de marzo, la crisis de los semiconductores ha puesto al descubierto fallos en la gestión de la cadena de suministro 'just in time'. Esto se ha visto agravado por el bajo compromiso inicial de chips, así como por la competencia con la fuerte demanda de la electrónica de consumo y la saturación de la capacidad de los fabricantes de chips base. La recuperación a corto plazo no se espera antes de al menos otros tres meses, y preocupa la tradicionalmente fuerte demanda de los consumidores en el tercer y cuarto trimestre, antes de las compras navideñas. De Vries añade que los proveedores y los fabricantes de equipos originales deben trabajar para aumentar su visibilidad sobre la demanda a lo largo de toda la cadena y aprovechar el rápido crecimiento de la demanda de automóviles hacia otros sectores.

Un examen más detallado de la opinión general revela un número considerable de encuestados tanto optimistas como pesimistas, y la proporción de opiniones neutrales está disminuyendo. La secretaria general de Clepa aclara que la situación sobre el terreno difiere en función de la exposición a los mercados globales, el impacto de la crisis del Covid-19, el nivel de avance hacia las nuevas oportunidades en la conducción conectada y automatizada y las soluciones de sistemas alternativos de propulsión, incluidos los motores eléctricos, los ejes y los sistemas de gestión de batería, y la necesidad de gestionar el cambio en un mercado en contracción. El repunte de los volúmenes de pedidos se observa principalmente en China y Estados Unidos, con Europa como tercero en la lista.

La pandemia está acelerando la transformación estructural del sector en el camino hacia la movilidad digital y neutra en carbono, que ya había comenzado antes de 2020. Según explican desde Clepa, “durante la crisis, muchas empresas han recortado drásticamente los costes y estas medidas están dando sus frutos. Dado que las expectativas sobre el ritmo de la recuperación económica en 2021 hasta hace poco eran mucho más modestas, las empresas ven ahora que sus carteras de pedidos se llenan rápidamente, lo que permite un repunte en la planificación y realización de inversiones”.

Para los que se dedican a tecnologías relacionadas con los motores de combustión, la creciente demanda de soluciones electrificadas ejerce una importante presión sobre su modelo de negocio

Por otro lado, los observadores del mercado coinciden en que la necesidad de nuevas medidas estructurales no ha desaparecido. De Vries considera que la carrera por la competitividad continúa y que habrá ganadores y perdedores. Sólo el 4% de los encuestados no prevé cambios drásticos en sus empresas en los próximos cinco años, cifra que nunca había sido tan baja.

El 70% de los encuestados cree que el cambio culmine en una mayor consolidación del sector, mientras que el 68% se refiere a un cambio esperado en el beneficio de los componentes tradicionales al software. La mitad de los encuestados señala la creciente importancia de las actividades relacionadas con los componentes clave de alta tecnología.

Se cree que los denominados componentes “en extinción” se convertirán en un 'commodity', con la consiguiente reducción de márgenes. Para los que se dedican a tecnologías relacionadas con los motores de combustión, la creciente demanda de soluciones electrificadas ejerce una importante presión sobre su modelo de negocio. Dado que no se prevé que los volúmenes mundiales de automóviles vuelvan a superar los 100 millones de unidades a corto plazo, el mercado global también se está reduciendo.

Para muchos, el reto consiste en mantener los ingresos mientras se realizan importantes inversiones en soluciones alternativas, sin un retorno inmediato a la vista. La demanda de vehículos electrificados está aumentando, pero la cuota global en las ventas es todavía modesta, llegando al 11% de la cuota de mercado en Europa en 2020. Lo mismo ocurre con la movilidad inteligente y los servicios conectados.

Nueve de cada diez proveedores están revisando y adaptando sus carteras de productos. El 'Pulse Check' refleja las distintas estrategias que despliegan actualmente para gestionar el cambio. En primer lugar, el 61% de los encuestados considera prioritario el desarrollo interno de nuevas tecnologías, el 51% opta por un cambio de enfoque estratégico dentro de la cartera existente, mientras que la consolidación y las fusiones y adquisiciones ocupan el tercer y cuarto lugar, con un 32% y un 29%, respectivamente.