“Hemos cerrado una edición histórica, con gran éxito de visitantes, de numero de marcas y de ventas”. Así lo destaca el presidente de Automobile Barcelona, Enrique Lacalle, quien hace hincapié también en que “el Salón ha vuelto a atraer a la juventud y, además, ha sido un gran revulsivo para incrementar las ventas de automóviles. Barcelona y el mundo del motor han vuelto a apostar por su Salón, como lo demuestra el hecho de que la edición del Centenario registra crecimientos por encima del 10%”.

Automobile Barcelona ha sido un gran escaparate internacional donde las principales marcas han presentado sus últimas novedades. El salón, el único de España con el reconocimiento internacional de la OICA (Organisation Internationale des Constructeurs d'Automobiles), ha contado con la presencia de 45 marcas que han presentado un total de 42 primicias.

Las marcas participantes en esta edición centenaria, un 50% más que en la edición anterior, han sido Abarth, Alfa Romeo, Aston Martin, Audi, Bentley, BMW, Citroën, Cupra, Dacia, DR Automobiles, EasyMile, Ferrari, Fiat, Fiat Profesional, Ford, Hispano Suiza, Honda, Hyundai, Jaguar, Jeep, Kia, Lamborghini, Land Rover, Lexus, Lotus, Maserati, Mazda, Mercedes Benz, Mercedes Benz Vans, Mini, Mitsubishi, Nissan, Pal-V, Piaggio Commercial Vehicle, Porsche, Renault, Seat, Skoda, Smart, Subaru, Suzuki, Tesla, Toyota, Volkswagen y Volvo. Entre los 130 expositores presentes figuran otras empresas relacionadas con la industria como Repsol, Iberdrola, RACC, Servei Català de Trànsit y Circutor.

automobile

“El certamen también ha contribuido a dinamizar las ventas gracias al interés mostrado por los visitantes motivado por la gran oferta del Salón”, según el balance de Fira de Barcelona. Los vehículos eléctricos o híbridos han sido protagonistas entre las novedades presentadas y también han despertado un gran interés entre el público asistente. En concreto, un 55,3% de los visitantes que tenían intención de adquirir un vehículo en el salón estaba específicamente interesados en coches eléctricos o híbridos. Gracias al plan Moves, los compradores han podido beneficiarse de condiciones muy favorables en la adquisición de estos modelos.

En una encuesta realizada a los visitantes, un 92,3% asegura que Automobile Barcelona ha cubierto sus expectativas y han calificado la calidad de las marcas expuestas con una valoración 4,19 sobre 5. Asimismo, un 60,7% considera que la edición del centenario ha sido mejor que las anteriores y nueve de cada diez encuestados afirma que regresará al salón en su próxima edición en el año 2021. En cuanto a las actividades organizadas con motivo del centenario, la mejor valorada ha sido el espectáculo inmersivo Génesis, con una nota media de 4,5 sobre 5, seguida de la exposición del centenario, con una valoración de 4,42 sobre cinco.

Precisamente, estas actividades han sido las protagonistas del programa especial del centenario. El espectáculo Genesis ha transportado a los asistentes al pasado y al futuro de la automoción a través de una instalación de más de 1.500 metros cuadrados de proyecciones 3D y holográficas que, acompañadas de sonido envolvente y una selección musical representativa de los últimos 100 años, se han convertido en una máquina del tiempo.

Por su parte, la exposición sobre los últimos 100 años del automóvil, comisariada por los expertos Fermí Sulé y Pablo Gimeno, ha contado con 26 vehículos seleccionados por décadas, desde el inicio del Salón del Automóvil de Barcelona en 1919, para ilustrar los avances experimentados a lo largo de los últimos 100 años. Entre los modelos expuestos destacan el Ford T, emblema de la producción en cadena; el Rolls Royce Silver Ghost, icono del lujo; el jeep Willys, precursor de los vehículos todoterreno; el Aston Martin DB5 de James Bond; o el Ferrari Testarrossa, símbolo de los superdeportivos de los 80, entre otros.

El último espacio de actividades del centenario ha sido la Connected Street, donde los visitantes han podido conocer y experimentar en primera persona el futuro de la movilidad y su estrecha relación con la tecnología. Por primera vez, los asistentes han podido viajar a bordo de un vehículo sin conductor ni volante y descubrir plataformas de conectividad que permiten estar conectados, o incluso ver un vehículo volador, el PAL-V Liberty, durante el primer fin de semana.