El Real Automóvil Club de España (RACE) ha hecho público el Barómetro de Averías 2018, en el que destaca un incremento de expedientes de casi el 18% respecto a 2017, para alcanzar un total de 1,7 millones. De las averías susceptibles de ser reparadas ‘in situ’ se realizaron con éxito un 92,6%, ampliando la cobertura de 4.000 localidades a más de 6.000, permitiendo así a los socios y clientes continuar su desplazamiento con normalidad.

Las incidencias con las baterías (un total de 198.785 y un incremento del 17,6%) siguen siendo los principales problemas en los vehículos de los socios y clientes, muy por encima de la segunda causa de necesidad de asistencia, los problemas con los neumáticos del vehículo (123.754 asistencias), que ascienden más de un 30% respecto a 2017.

Tras ellos, los accidentes de tráfico (55.185, +20,4%); los fallos en el motor (54.657, +13,7%); averías de la bomba o inyectores diésel (32.494, +9%); el alternador; el motor de arranque; el disco y el cable del embrague; y la caja de cambios manual copan el ‘top ten’ de averías más recurrentes.

El constante incremento de asistencias de carretera del RACE hacia sus socios encuentra su primera causa en la media de edad del parque automovilístico, que cuenta con más de 12 años. A esto hay que sumarle el mal mantenimiento general que los usuarios le dispensan a sus vehículos, especialmente a la hora de ser puntuales con las revisiones periódicas y de asegurarse del buen estado del coche antes de realizar un desplazamiento largo por carretera, y la falta de inversión en infraestructuras y el mal estado de algunas carreteras, que provoca también que se acorte la vida útil de muchos de los componentes mecánicos del coche.

El RACE también destaca el importante incremento registrado tanto en los expedientes de viajes (214.160), que han crecido un 10,5% respecto al año anterior, como en las asistencias médicas (377.885), que registraron un aumento del 47,6% en comparación con los datos de 2017.