El Grupo Bosch espera una ligera mejoría del crecimiento económico. En este contexto, se prevé que la empresa logre en el actual ejercicio un incremento de las ventas del 2 al 4%. Así lo dio a conocer Volkmar Denner, presidente de la Alta Gerencia de Bosch, en la conferencia de prensa sobre el balance del Grupo Bosch.

En 2013, Bosch continuará con las medidas introducidas el pasado año para mejorar los resultados. Estas incluyen el estricto control de las áreas de crecimiento y la limitación de los costes fijos, inversiones y adquisiciones corporativas. A finales de 2012, se alcanzó un acuerdo con los emplazamientos alemanes para lograr una adaptación más flexible de los gastos de personal a las fluctuaciones económicas. Bosch espera que el crecimiento en las ventas provenga de los productos innovadores y beneficiosos, de los modelos de negocios basados en Internet y de la continua ampliación de su presencia internacional.
En el ejercicio 2012, las ventas de Bosch aumentaron en un 1,9 por ciento, logrando un importe de 52.500 millones de euros. Descontadas las fluctuaciones en los tipos de cambio en el mercado de divisas, las ventas bajaron un 0,8% en comparación con el ejercicio anterior. Con respecto al resultado antes de intereses e impuestos, Bosch obtuvo un beneficio de las ventas del 2,5%.
A nivel mundial, la plantilla creció en 3.400 empleados, alcanzando un total de 305 900. En las actuales áreas de negocio se contrataron cerca de 1.500 empleados adicionales. El resto de nuevas contrataciones, alrededor de 1.900 empleados, se produjeron como consecuencia de los efectos de consolidación. El mayor incremento se produjo en la zona Asia-Pacífico, mientras que en Europa el número de empleados disminuyó ligeramente.
En cuanto a los resultados de las diferentes áreas, el área empresarial más grande, Tecnología para la Automoción, incrementó en 2012 sus ventas en un 2,1%. "Los principales objetivos de desarrollo continúan siendo el conseguir que los automóviles sean más seguros y respetuosos con el medio ambiente" dijo Bernd Bohr, presidente de la división.
Bosch contempla grandes posibilidades de crecimiento a través de los sistemas de seguridad y de asistencia al conductor, en cuyo desarrollo trabajan más de 5.000 ingenieros. En los próximos años se espera que las ventas en este área crezcan a un ritmo del 10% anual. Este crecimiento vendrá de la mano de un nuevo sistema de evaluación de la seguridad del vehículo ya que, a partir de 2014, los nuevos modelos obtendrán la puntuación más alta solo si equipan, al menos, un sensor de ayuda al conductor. Desde el año 2000, Bosch ha producido ya un millón de sensores de rádar. Para el 2016 serán diez millones. Bosch prevé un gran potencial de crecimiento en la integración segura de las nuevas funciones de asistencia mediante sensores, unidades de control y actuadores, considerando el automóvil como un sistema global.
En el área de los sistemas de propulsión, Bosch trabaja tambiénen la reducción del consumo y de las emisiones de CO2. Con el desarrollo y la mejora de los sistemas de inyección directa de gasolina y Diesel, el consumo se podrá reducir hasta en un 20%. En 2012, Bosch vendió más de cinco millones de sistemas de inyección directa de gasolina, lo que supone un incremento de un 50%.