Bridgestone Hispania ha firmado un acuerdo de colaboración con la Fundación Seur para participar en el proyecto "Tapones para una vida". El objetivo de este proyecto es,mediante el reciclaje de tapones de plástico, ayudar a niños sin recursos a acceder a tratamientos médicos no reglados en el sistema sanitario o a conseguir aparatos ortopédicos que no se facilitan por otras vías. Se trata de concienciar a la sociedad de como, gracias a un gesto tan sencillo como guardar tapones de plástico en lugar de tirarlos a la basura, se pueda hacer una importante labor social y humanitaria además de mejorar la calidad de vida de esos niños.

En esta ocasión, Bridgestone Hispania, a través de sus tres fábricas españolas situadas en Burgos, Bilbao y Santander y su División de Ventas ubicada en Madrid, consistirá en la recogida de 60 toneladas de tapones de plástico, cuyo coste equivalente a 12.000 euros, que servirá para sufragar una silla de ruedas adaptada para ser manejada con la cabeza por Irene, una adolescente alicantina de 16 años que sufre una discapacidad que no le permite utilizar las manos. Gracias a esta iniciativa la joven ganará en autonomía.
La firma del convenio tuvo lugar el pasado lunes 10 de junio en las oficinas de la Fundación Seur. Por parte de Bridgestone Hispania rubricó el acuerdo Jesús Blanco, director general de Recursos Humanos y por la Fundación Seur lo hizo su presidente, Ramón Mayo.
Jesús Blanco señaló que "en Bridgestone Hispania estamos muy orgullosos de colaborar en el proyecto, cuya finalidad coincide, plenamente, con uno de los principios fundamentales de nuestra política social corporativa, colaborar en la mejora de la calidad de vida de la sociedad en la que desarrollamos nuestra actividad. Si, además, como en este caso, la ayuda va destinada a uno de sus colectivos más vulnerables, la satisfacción es doble".