La Federación Regional de Automoción de Castilla-La Mancha reclama poner freno "al grave problema de los talleres ilegales" y pide a las administraciones competentes que se impliquen y coordinen en las denuncias que se interponen contra dichos talleres.

Por otro lado, destacan el efecto positivo que han tenido los Planes Pive, "que han permitido reactivar un poco el sector y finalizar el año con mejores resultados que en los últimos ejercicios".

Sin embargo, sus dirigentes señalan que el sector de la reparación y el mantenimiento ha continuado teniendo datos poco alentadores, y siguen sin ver la recuperación, debido, principalmente, "a la economía sumergida y al intrusismo laboral".

En 2013, y después dos años de caídas en las ventas, el número de matriculaciones en Castilla-La Mancha ha ascendido a un total de 26.471 vehículos, frente a los 22.967 del año 2012, lo que supone un incremento del 15,25%.

Por provincias, Toledo fue la que más matriculaciones realizó con 13.538, seguida de Ciudad Real, con 5.124. Por su parte, Albacete y Guadalajara registraron 3.195 y 3.039, respectivamente.

Finalmente, señalar que el mayor incremento en la región se produjo en el último trimestre del año, que supuso una subida del 40% en comparación al mismo periodo de 2012.