Como consecuencia de las reuniones que están manteniendo con todas las administraciones implicadas en el tema, la Confederación Española Cetraa ha presentado sus alegaciones al Borrador del Plan de Calidad del Aire del Ayuntamiento de Madrid, donde la patronal defiende la reparación y el mantenimiento de los vehículos como las medidas más efectivas y sostenibles para disminuir las emisiones contaminantes.

“La segmentación actual de vehículos en los distintivos de la DGT hace que los vehículos diésel Euro 4 (matriculados a partir de enero de 2005) y los vehículos diésel Euro 5 (matriculados hasta primer semestre de 2015) tengan la misma consideración medioambiental, “Distintivo B”, pero sus diferencias en los sistemas de tratamiento de gases son abismales”. Por este motivo, Cetraa considera que “no deberían tener las mismas restricciones y consideración”.

La Confederación sostiene que "el propietario de un vehículo diésel Euro 5, adquirido en 2015, no va a entender la prohibición de circular por el área central de la capital en 2020, momento en el cual su vehículo tendrá tan sólo cinco años".

De acuerdo a Cetraa, la aplicación de medidas para incentivar la reparación de los sistemas de tratamiento de gases y detección por parte de las ITVs (anulación o mal funcionamiento en los vehículos diésel de la válvula EGR, catalizadores, filtros de partículas, etc.) tendría como consecuencia “una disminución importante e inmediata en las emisiones de NOx”, que, finalmente, “es lo que se pretende para la mejora de la calidad del aire de la capital”.