De nuevo, un hecho excepcional vuelve a acelerar la cita previa en los talleres, cada vez más interiorizada por los conductores españoles a raíz de la pandemia. Cuando se levantó el Estado de Alarma, la cita previa se triplicó, de tal modo que si antes del Covid-19 sólo el 40% de las operaciones correspondía a clientes que habían pedido cita previa, esa cifra se elevó hasta el 70%.

Ahora, el temporal “Filomena” ha provocado que se dupliquen las citas previas en el taller entre el viernes 8 y el domingo 10 de enero, según datos de Euromaster, que prevé aumenten durante esta semana a medida que se recupere la movilidad y los conductores se encuentren con las averías habituales en estos episodios.

Una de las principales es la batería, que sufre ante las caídas de temperatura, un problema que se acentúa al estar el vehículo parado durante varios días. Otro problema que se pueden encontrar los conductores se relaciona con el líquido refrigerante y la pérdida de propiedades anticongelantes, una operación que cuesta apenas 50 euros y puede multiplicarse hasta, como mínimo, los 1.000 euros al causar una rotura del motor.

Asimismo, existen ciertos problemas derivados de circular con cadenas o con fundas. Si el conductor ha optado por las primeras, algunos elementos del coche como la transmisión y la suspensión se ven forzadas, por lo que se acelera su desgaste y puede, 'a posteriori', ocasionar problemas mecánicos que obliguen al paso por el taller. Si el conductor ha preferido las fundas, Euromaster avisa de que son aptas nada más que para conducir sobre nieve.

Consejos de Euromaster para recuperar el coche tras las heladas

Tras el paso de “Filomena” por España, la nieve ha dado paso al hielo. Euromaster, especialista en el cuidado y mantenimiento integral del vehículo, recomienda, en primer lugar, que si nos encontramos con que el mando del coche no funciona y hay que abrir de manera convencional, habrá que echar un poco de alcohol a la cerradura si está congelada.

Una vez en el habitáculo, al que el conductor habrá accedido no sin antes tirar de la puerta con más fuerza para abrirla al estar “pegada”, es fundamental tener el coche arrancado unos minutos y colocar la calefacción al máximo con el efecto antivaho para que incida el aire caliente en el cristal.

Otro paso es echar un poco de alcohol a la luna, pues su efecto anticongelante ayudará a limpiarla y a quitar el hielo. Y, finalmente, como mecánica habitual, mientras los termómetros estén bajo cero, Euromaster aconseja dejar los limpiaparabrisas levantados una vez que se aparque y no se vuelva a circular. También es recomendable dejar un cartón en las lunas durante la noche, pues evitará que se genere hielo en ellas.

Para los limpiaparabrisas que estén pegados al cristal, un chorro del alcohol ayudará a despegarlos sin romperlos. Es imprescindible, asimismo, no activar los limpiaparabrisas sin antes retirar toda la nieve de la luna, teniendo mucho cuidado con la que pueda quedar entre el cristal y el capó, ya que si no se quita bien se puede romper el motor de los “limpias”.

Un problema asociado a los “limpias” es tener la “fatal idea” de dar agua para limpiar el cristal, lo que hará que ésta se congele automáticamente, dificultando la visibilidad y logrando justo el efecto contrario al deseado. Según Euromaster, es muy importante utilizar los líquidos adecuados como limpiacristales, y nunca agua.

Por otro lado, y para emprender la marcha con el coche “atascado” en la nieve, el primer paso es limpiar bien la zona de las ruedas, quitar el control de tracción para tratar de salir y, posteriormente en circulación, volver a conectarlo. También ayuda colocar cartones delante de las ruedas para que el vehículo pueda traccionar. Y si se da un empujón, nunca las personas deben situarse cerca de las ruedas ni en la dirección en la que el vehículo esté traccionando. En ningún caso, si el coche patina hay que acelerar más, pues el efecto logrado será el contrario y se hundirá más, haciendo más complicada la salida. Una ayuda puede ser girar la dirección de un lado a otro.