Los concesionarios de automoción, independientemente de su tamaño y situados en los territorios en fase 1, abrirán al público el 11 de mayo, al que atenderán con cita previa, según recoge una orden del Ministerio de Sanidad publicada el pasado 9 de mayo.

Desde Faconauto indican que los concesionarios están en disposición de atender a sus clientes, ya que llevan semanas preparándose para reabrir sus negocios. En concreto, la cita previa forma parte habitual de su operativa, por lo que podrán hacer frente a todas las peticiones de visita o de información de un modo personalizado.

Faconauto estima que el 11 de mayo abren 1.300 concesionarios en 3.000 instalaciones, lo que permitirá a la distribución oficial atender alrededor 50% del mercado. Para que se produzcan estas aperturas, los concesionarios levantarán los ERTE a 42.000 empleados, quedando a la espera de volver a sus puestos de trabajo otros 108.000 según se vaya reactivando el sector.

Así, las concesiones situadas en territorios en fase 0 siguen en la misma situación, atendiendo los servicios de urgencia en sus talleres, salvo los que tengan menos de 400 metros, que sí podrán realizar actividad comercial, también con cita previa.

Además, la apertura se hará con todas las medidas de protección y prevención sanitaria. La patronal recuerda que los concesionarios están aplicando el protocolo de protección y prevención que fue elaborado junto a Anfac, Sernauto, UGT y CC.OO, con la supervisión del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, y con el visto bueno del Ministerio de Sanidad. Añadido a este protocolo, Faconauto ha creado el sello “Concesionario protegido frente al Covid-19”, que muestra el compromiso de los concesionarios de adoptar las medidas necesarias en sus instalaciones y vehículos para generar confianza y seguridad a sus clientes y empleados ante su reapertura.

Entre los elementos de seguridad comunes están respetar la distancia mínima de seguridad, que se establece en dos metros, o poner a disposición de los clientes tanto geles desinfectantes como mascarillas, en el caso de que no se pueda garantizar esa distancia mínima de seguridad. La entrega de los vehículos, en venta, posventa, de cortesía y de pruebas se realizará manteniendo la distancia mínima de seguridad, con los sistemas de protección adecuados y con una declaración responsable por parte de la empresa de que el vehículo ha sido desinfectado.

En lo que respecta a las pruebas de los vehículos, el contacto con el cliente se minimizará al máximo y se realizará si el cliente lo solicita expresamente. Para ello, se seguirá el protocolo de seguridad, que establece que sólo se podrá hacer con un máximo de dos personas (una en la parte delantera y otra en la trasera) y después de haber firmado, tanto vendedor como cliente, una declaración responsable de que no les consta tener coronavirus.

“Contemplamos esta reapertura como una oportunidad para mandar un mensaje nítido a la sociedad y a los clientes de que los concesionarios están a su disposición para atenderles, siempre de manera individualizada y segura”, ha dicho Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, para quien “este es el primer paso para que se produzca la recuperación del automóvil y, como patronal, seguiremos trabajando con la Administración para asegurar también una transición gradual y segura hacia la nueva normalidad, en la que nuestro sector estará en disposición de acelerar la recuperación económica y social del país en la salida de la crisis”.