Confortauto, la red de talleres de mecánica rápida del automóvil, aconseja e informa a todos los conductores cómo conducir seguros durante los meses de invierno.

A lo largo de este periodo del año se debe extremar el buen estado del vehículo, debido a la climatología adversa y la reducción de horas de luz, sin olvidar que los neumáticos son el único punto de contacto con la carretera. 

Las condiciones climatológicas se endurecen y son muy cambiantes, por lo que se debe extremar la prudencia en la carretera, estando atentos en todo momento para poder anticiparse a cualquier imprevisto, circulando siempre a una velocidad moderada y siguiendo estos consejos: 

- Vigilancia del estado de la calzada, las duras condiciones meteorológicas dificultan la conducción, ya que los siguientes fenómenos meteorológicos, más comunes en invierno acarrean los diferentes peligros: aquaplaning, baja visibilidad, falta de tracción y pérdida de control.                       

- A igual velocidad, el estado de la carretera varía la distancia de frenada, por eso se debe tener en cuenta si está seca, mojada, con nieve o hielo para adecuar la conducción.

- En carretera se debe mantener una distancia de seguridad mayor, siempre con las luces cortas para aumentar la visibilidad del vehículo.

- Con niebla no utilizar luces largas, ya que pueden rebotar provocando una peor visión.

- Aprovechar las rodadas hechas por otros vehículos; en caso de ser demasiado profundas se deben evitar, ya que se corre el riesgo de dañar los bajos.

- Extremar la precaución con hielo, es difícil de ver en carretera en puentes o pasos elevados (ya que al circular el aire por debajo de ellos se produce un mayor enfriamiento), en las calzadas cercanas a los ríos (debido a la acumulación de la humedad, se puede congelar con mayor facilidad) y en los túneles o zonas con muy sombreadas (donde el sol no da lo suficiente como para derretir las placas de hielo).