El sector español y europeo del asfalto, representado por la Asociación Europea del pavimento y del asfalto (Eapa) y la Asociación Española de fabricantes de mezclas asfálticas (Asefma), han hecho público un manifiesto conjunto en el que destacan tres ejes de actuación en materia de carreteras para cumplir con la nueva estrategia “verde” de la Comisión Europea, que tiene por objetivo reducir hasta un 55% las emisiones en 2030.

El transporte es responsable de más del 30% de las emisiones de CO2 que se producen dentro de la Unión Europea, de las cuales el 72% procede del transporte por carretera. En las estrategias diseñadas para alcanzar los compromisos europeos de reducir las emisiones del transporte un 60% por debajo de los niveles de 1990 para 2050 no se ha considerado, sin embargo, una herramienta fundamental: la conservación de carreteras.

El manifiesto a favor de la neutralidad climática y la preservación del medio ambiente de Europa justifica el valor de la industria del asfalto como agente y voz autorizada en las estrategias contra el cambio climático y presenta retos, desafíos y propuestas de acción en materia de descarbonización del transporte por carretera, construcción y conservación sostenibles e investigación y desarrollo.

La superficie del pavimento de la carretera influye directamente en el consumo de combustible o electricidad de los vehículos a través de la resistencia a la rodadura entre la carretera y los neumáticos de los vehículos que por ella circulan. En este sentido, una conservación adecuada que sustituya las superficies del pavimento en malas condiciones o de bajo rendimiento por superficies en buenas condiciones reduciría el uso de combustible y las emisiones de CO2 hasta un 6%, así como la contaminación acústica.

En materia de construcción y conservación, el mayor porcentaje de emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo del ciclo de vida de las carreteras es producido por los vehículos que la utilizan. Ello significa, según el manifiesto, que en una carretera de alta intensidad de tráfico y para un período de 30 años, las emisiones producidas durante las etapas de construcción y conservación representan entre el 1% y el 2% del total.