La Asociación de Empresarios del Comercio y Reparación de Vehículos y Embarcaciones (Corve - Cetraa Girona) celebró, el pasado 23 de septiembre, su encuentro anual en un acto que se llevó a cabo en el restaurante Siloc de Girona y al que asistieron 150 personas. Durante la jornada se constató que el intrusismo es uno de los principales problemas del sector y se propuso “no darle tregua”. Por ello, Corve ha propuesto intensificar la lucha contra este problema con la complicidad de la Inspección de Trabajo. “Este es el reto que tenemos, tenemos que conseguir erradicar el intrusismo“, aseguró el presidente de la asociación, Ernest Plana, durante el acto.

El intrusismo ha ido a más en los últimos años y Corve, que reúne unos 900 asociados, ha llevado a cabo diferentes campañas para denunciar las personas que realizan tareas de reparación de vehículos y embarcaciones de manera illegal, ya que no pagan los impuestos correspondientes y actúan sin permisos para el ejercicio de la actividad. Clientes y agremiados se quejan de que cada vez hay más gente que dispone de un local donde estos “pseudoprofesionales” se ponen a reparar coches.

“Nos preocupa, sobre todo, porque estas reparaciones no están garantizadas y se hacen con piezas que ya se han hecho servir”, advirtió Ernest Plana, quien quiso agradecer la colaboración de la Inspección de Trabajo en esta lucha. “Cuando les presentamos una denuncia ellos hacen una inspección”, manifestó ante la jefa de la Inspección de Trabajo en Girona, que estaba presente en el acto.

Plana también aprovechó la presencia del jefe de la Región Policial de Mossos d'Esquadra de Girona y el director territorial del Departamento de Interior, Albert Ballesta, para destacar la buena colaboración de la entidad con este cuerpo policial. “Cuando los talleres nos venden coches que están buscados porque se han dado a la fuga inmediatamente, lo ponemos en conocimiento de la policía”. En el acto estuvieron presentes, además, el teniente coronel y jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Girona y el teniente y jefe de la Unidad de Seprona.

Asimismo, el presidente de Corve hizo hincapié en el perjuicio ambiental que provocan estas actividades desleales, que están fuera de control de la red de recogida de residuos. En palabras de Ernest Plana, “una prueba de ello son los derrames descontrolados de residuos de neumáticos, así como de otros de vehículos en determinados lugares de las comarcas de Girona. La gestión y retirada de residuos en los talleres supone un esfuerzo económico importante y no es justo que la imagen del sector se vea perjudicada por este tipo de noticias, que tienen su origen en las actividades irregulares”.

Por otro lado, el acto central y protagonista del encuentro fue la 12ª edición de los Premios Guardó Narcís Casas Masgrau, instaurado en memoria del que fuera presidente de Corve y en reconocimiento a empresarios con una trayectoria de referencia dentro del sector, o a entidades y personas vinculadas a la entidad que destacan por su contribución en el sector.

Así, recibieron el galardón Josep Olmo, de Tallers J. Olmo de Puigcerdà; Enric Emetller, abogado y asesor jurídico de la asociación desde 1985; Ricard Rosés, de Motos Víctor Rosés de Palafrugell; y Martirià Brugada, de Garatge Autopista de Sarrià de Ter. También hubo reconocimientos para la viuda de Narcís Casas, Montserrat Puig, dado que en este año se conmemora el 20º Aniversario de su muerte.