El año 2017 vio dos nuevas tendencias y relacionadas en las matriculaciones de automóviles de la Unión Europea: un aumento de las emisiones de CO2, junto con un incremento en las ventas de vehículos de gasolina, según los últimos datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles (ACEA).

De acuerdo a la AEMA, las emisiones medias de CO2 de los vehículos nuevos subieron un 0,4% a 118.5g / km en 2017. En 17 estados miembros de la UE, las emisiones fueron más altas que en 2016, incluyendo los principales mercados como el Reino Unido (0,8%), Francia (0,6%), España (0,5%) y Alemania (0,1%), Polonia (1,43%) y los Países Bajos (2,27%). Se trata del primer aumento anual de emisiones de CO2 desde que comenzaron los registros en 2010.

Por otro lado, los vehículos de gasolina se convirtieron en el tipo de coche más vendido en la UE en 2017, superando por primera vez al diesel desde 2009, de acuerdo con el informe económico y de mercado de ACEA. Estos datos muestran que la cuota de mercado del gasóleo se redujo un 5,1% el año pasado (de 49,9% a 44,8%), disminución que fue compensada en gran parte por un aumento en las ventas de automóviles de gasolina, con mayores emisiones de CO2. La gasolina ahora representa casi la mitad de las ventas de turismos nuevos (frente al 45,8% a 49,4%).

“El cambio de diesel a gasolina -junto con la penetración de mercado relativamente baja de los sistemas de propulsión alternativos- está teniendo un impacto tangible en el desarrollo del CO2 en el parque de automóviles nuevos en Europa”, ha declarado el secretario general de ACEA, Erik Jonnaert. “De cara al futuro, esto planteará serios desafíos para el cumplimiento de los objetivos futuros de CO2, no sólo los propuestos para 2030, sino también los objetivos ya establecido para el año 2020”.

En línea con el crecimiento global de las ventas de automóviles del año pasado, la cuota de mercado de los vehículos eléctricos recargables (ECV) aumentó sólo moderadamente (de 1,1% a 1,5%), según el informe de mercado de la ACEA.

Según Jonnaert, “los consumidores están enviando una señal clara: todavía hay demasiadas barreras, como la falta de infraestructura, el precio y la gama de coches, para que los automóviles eléctricos reemplacen a los diesel. Otras reducciones de CO2 dependen en gran medida de mayores ventas de vehículos eléctricos y otros de propulsión alternativa, de modo que estas barreras deben ser abordadas con urgencia”.