El 40% de las furgonetas que forman parte del parque automovilístico nacional circulan por nuestras carreteras sin la corrrespondiente ITV en vigor, según datos de la asociación que agrupa a estas empresas inspectoras, AECA-ITV. Este elevando nivel de absentismo se produce también, además de en los comerciales ligeros, en vehículos como las motocicletas y ciclomotores.

El porcentaje de vehículos a nivel global que circula sin ITV en vigente en España se sitúa entre el 15 y el 20%, lo que viene a demostrar que el nivel de absentismo entre otros vehículos como turismos o camiones está muy por debajo de la media del parque global.

Con todo, desde AECA-ITV confirman que la tendencia en el número de vehículos que acudieron a la inspección continúa siendo creciente año a año, pese a que el parque nacional de vehículos lleva estancado desde 2011.

Sin embargo, el hecho de que las estaciones de ITV acojan cada vez más vehículos no significa necesariamente que el nivel de cumplimiento de esta obligación haya aumentado entre los conductores españoles sino que el envejecimiento del parque genera un número más elevado de vehículos sujetos a revisión ya que hasta los cuatro años de antigüedad están exentos en el caso de los automóviles particulares.

No menos importancia tiene a la hora de concienciar a los conductores sobre la necesidad de mantener la ITV en vigor la mayor vigilancia de la Dirección General de Tráfico (DGT) a través de la tecnología de las cámaras de postes y radares, que desde principios de 2014 pueden detectar cuando un vehículo tiene pasada la ITV o no.