En Cataluña se sufren 751 accidentes de tráfico leves cada día de media, revela el informe 'La siniestralidad del tráfico en Cataluña en 2015' recién elaborado por UNESPA. Así, durante el pasado año se produjeron en la comunidad autónoma 274.051 colisiones leves, un 4,7% más que en el ejercicio anterior.

De hecho, ya en 2014 los popularmente conocidos como golpes de chapa ya habían aumentado un 1,2%. La tendencia ascendente de la siniestralidad de los últimos dos ejercicios es el resultado de la mejora general de la economía.

En este sentido, a lo largo de los seis años comprendidos entre 2008 y 2014, en contraste, los accidentes de tráfico mostraron una tendencia descendente fruto de la crisis.

Los incrementos en la actividad económica generan un aumento de los desplazamientos en vehículos a motor, ya sea de índole profesional o personal. Esto tiene un efecto sobre la seguridad vial dado que, cuantos más vehículos coincidan en las calles, mayores son las posibilidades que se produzcan choques.

Un análisis pormenorizado de la siniestralidad entre las cuatro provincias catalanas muestra cómo Barcelona presencia un 73% de las colisiones. El 27% restante se reparte entre Tarragona, Girona y Lleida. No obstante, estas últimas tres provincias destacan por presenciar acusados repuntes en la siniestralidad, sobre todo si se compara con su situación en 2014.