Se trata de una “buena noticia” para la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), que necesitaba de la aprobación de esta figura antes de que acabase el año. Para la industria del automóvil, esta figura de jubilación parcial con simultánea celebración de contrato relevo es “de vital importancia”.

“Fue muy utilizada por los fabricantes en el pasado y ayudó a mantener más de 4.000 empleos durante la crisis económica”. Es una modalidad que, a juicio de ANFAC, “propicia el yacimiento de empleo y el rejuvenecimiento de las plantillas, lo que también resulta de crucial importancia para el mantenimiento de la competitividad y la eficiencia del sector del automóvil en España”.

Pero la entrada en vigor de la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, endureció sus condiciones, "hasta hacerlo prácticamente inoperante para las empresas”, según la patronal. Sin embargo, sí que se permitió, a través de una Disposición Transitoria de la Ley de la Seguridad Social, que aquellas compañías que ya lo estuviesen aplicando pudieran seguir utilizando las condiciones previas hasta el 31 de diciembre de 2018.

Con esta convalidación, el contrato relevo recupera esta relevancia para la industria y se convierte en una herramienta a la que se podrán acoger las empresas y trabajadores. “Es una medida que fomenta la competitividad de las fábricas, permite proteger el empleo de calidad y da acceso a los jóvenes a la industria en condiciones muy favorables”, afirma Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC. “Valoramos que el Gobierno lo haya llevado adelante y al resto de formaciones políticas su convalidación favorable en el Congreso de los Diputados”.