El coste medio de las reparaciones en los talleres se redujo un 5% en los últimos tres años, pasando de 1.015 a 964 euros en 2013, indica el estudio 'Análisis DAFO de la Posventa, elaborado por la consultora experta en siniestros Audatex y presentado en la IV Jornada de la Posventa de la Automoción en España.

El informe, realizado a partir del análisis de más de 4,2 millones de valoraciones de siniestros en toda España, atribuye este descenso al mayor peso que tienen en la facturación las reparaciones leves de chapa y pintura, que no superan los 1.200 euros y que representan el 77% del total de la carga de trabajo de los talleres.

Para Audatex, esta realidad determina en gran medida el coste final de la reparación, por lo que, en contra de lo que podría pensarse, el menor coste de las reparaciones no se debe a un drástico ajuste en el precio de la mano de obra, que desde 2010 experimentó un tímido ascenso del 0,6%, situándose en 36,3 euros/hora.

Por otro lado, el análisis muestra cómo la situación económica que arrastra el sector posventa desde que estalló la crisis está lastrando su rentabilidad, con un desplome sin precedentes de la facturación, que se deja el 21% en los últimos tres años, un ritmo de descenso superior incluso a la propia caída del volumen de las reparaciones (-19%), lo que corrobora que son las reparaciones de mayor importe, es decir, la de vehículos jóvenes, las que más escasean.

Estas cifras comprometen en buena medida el futuro de los talleres, donde el grueso de la facturación (el 61% del total) se concentra sólo en una pequeña parte de la carga de trabajo (23%) o, lo que es lo mismo, en los vehículos más jóvenes que ahora escasean.

En la actualidad, cerca de la mitad de los coches que circulan por las carreteras españolas rondan los diez años de antigüedad, por lo que es previsible un descenso de esos porcentajes en paralelo al creciente envejecimiento del parque.

En palabras del responsable de Ventas, Fabricantes y Asociaciones de Audatex, José Luis Gata, "la mejora de la competitividad de los talleres no puede venir sólo del precio o de un ajuste en el precio/hora de la mano de obra, sino de atraer las reparaciones más costosas y que mueven más recambios, que son el verdadero yacimiento de ingresos del taller y se llevan a cabo generalmente en vehículos más jóvenes".