Carlos V. G., nntiguo gerente del taller mecánico 'Talleres Vaquero Racing', ubicado en el polígono industrial de Casar de Cáceres, ha sido encontrado culpable de haber cometido un delito de estafa.

 

La Audiencia de Cáceres indica como hechos probados que el 18 de septiembre de 2009 una empresa de grúas depositó en ese taller un vehículo para ser reparado, presupuestándose de palabra, por parte del regente del taller, que arreglaría el coche por 7.000 euros, por lo que el dueño del vehículo le debía de entregar 4.000 euros con carácter previo, y el resto una vez terminada la reparación.

El dueño del coche transfirió los 4.000 euros apenas cuatro días más tarde, el 22 de septiembre de 2009, pero no el taller no arreglaron el coche. Seguidamente, pese a los requerimientos llevados a cabo por el propietario del vehículo, Carlos V. G. no reparó el turismo ni lo devolvió.

La Audiencia de Cáceres le condena a 18 meses de prisión y devolver los 4.000 euros, además de restituir el coche. La sentencia señala que si no fuera posible el reintegro del vehículo, el acusado indemnizará al dueño en el valor que el automóvil tuviera el 18 de septiembre de 2009, precio que se determinaría en la ejecución de la sentencia.