El Consejo de Ministros aprobó los planes de estímulo a la demanda de vehículos Pive 4, que incentiva la compra de automóviles a cambio de achatarrar uno antiguo, y el Pima Aire 2, orientado a la compra de vehículos industriales, con algunas modificaciones respecto a los anteriores.

En el caso del Pive 4, en vigencia a partir del lunes 28 de octubre, la principal novedad reside en la extensión de ayudas a vehículos para personas de movilidad reducida. Tanto ellos como las familias numerosas podrán optar a ayudas de hasta 3.000 euros. El resto de particulares gozarán de ayudas de 1.000 euros del Estado y otros 1.000 del concesionario.

La dotación, como ya anunció el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el pasado 17 de octubre, con cargo a los presupuestos del Estado será 70 millones de euros. El precio máximo por vehículo serán 25.000 euros.

En cuanto al Plan Pima Aire 2 se extienden sus beneficios a los particulares (en el anterior solo abarcaba a pymes y autónomos), motocicletas y bicicletas eléctricas y coches seminuevos de un año de antigüedad. Se fija el límite de precios en 30.000 euros.

Las motocicletas contarán con un apoyo de 400 euros por parte del Estado y otros 200 por parte del concesionario si achatarran una más antigua, de más de siete años. Los ciclomotores tendrán una ayuda estatal de 350 euros y otra adicional de 150 euros del concesionario.

Hasta ahora, el plan ha contado con una financiación de 220 millones de euros en ayudas, de los que se han beneficiado 220.000 propietarios de automóviles, a razón de 75 millones en su puesta en marcha, otros 75 millones en Pive 2 y 70 millones más para el Pive 3, puesto en marcha el pasado 1 de agosto.

En palabras de Montoro, los resultados del Plan Pive son "claramente" positivos sobre el consumo de vehículos, al tiempo que tiene retornos compartidos con las comunidades autónomas a través de recaudación por IVA e IRPF.

"Podemos y debemos favorecer el consumo interno del automóvil puesto que supone bienestar, mejora en la eficiencia energética y seguridad vial", expuso.

Este plan generará una recaudación fiscal de 200 millones de euros, según las estimaciones de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles (Anfac), que prevé que de los 70.000 turismos que se comercializarán gracias a la misma, un total de 26.000 unidades corresponderán a la demanda adicional generada por la iniciativa.