Los políticos también se preocupan por la posventa. Y por los problemas que afectan a los talleres. Un ejemplo de ello es el presidente del PP de Baleares, Jose Ramón Bauzá, quien ha puesto énfasis en el riesgo de acudir a talleres mecánicos alegales o ilegales "ya que no cumplen con la normativa, ni hay un profesional que ofrezca la máxima confianza de cara a la seguridad del vehículo". Estas declaraciones han tenido lugar durante una reunión con el colectivo de talleres mecánicos, comprometiéndose con el sector a analizar sus propuestas e incluir "todas aquellas que se puedan cumplir dentro de nuestro programa electoral 2015".

 

El encuentro de este miércoles se ha llevado a cabo con la Asociación Empresarial de Automoción y Náutica de Baleares (Asema) que agrupa a unos 600 talleres mecánicos de Mallorca, Menorca e Ibiza; con la Asociación Balear de Especialistas Reparadores de Automoción y Náutica (Aberan); con ASEDA e IDM.
Entre los principales motivos por los que se debe luchar contra el intrusismo, destacan "la competencia desleal que se genera por el hecho de que los talleres legales están cumpliendo toda la normativa aprobada y pagando sus impuestos, mientras que otros no lo hacen ni ofrecen una garantía".