El Grupo BMW abrió recientemente en Toledo Adler Motor, un nuevo concesionario oficial de las marcas Mini y BMW, que demuestra el compromiso e intención de mantener su presencia en la capital manchega.

El nuevo centro dispone de una superficie de 3.600 m2, repartidas entre ambas firmas, que contarán con partes independientes, así como taller, zona de recambios y de vehículos de ocasión. Alberga, asimismo, 1.000 m2 adicionales para instalaciones de chapa y pintura, 4.500 m2 de para carrocería y una campa.

En palabras del grupo, Adler Motor posee los mejores profesionales, que crearán "la mejor atención al cliente".