El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2014 incrementa la base mínima de cotización de los autónomos hasta los 875,70 euros, separándola aún más de la base mínima general, que no varía al haberse congelado previamente el salario mínimo interprofesional.

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha hecho público un comunicado en el que considera que este incremento "perjudica de forma particular a los trabajadores autónomos que están por debajo de rendimientos netos de los 12.000 euros anuales

, que son una buena parte de la mayoría de los que son personas físicas y no administradores de sociedades", explica el secretario general de la organización, Sebastián Reyna.

Si se tiene en cuenta que el 82% de los autónomos cotizan por la base mínima, incluso los que tienen rentas superiores, con esta medida "sólo se perjudica a los cotizantes más débiles, que tienen que ser los 'paganos' de un sistema que no es proporcional ni solidario, especialmente teniendo en cuenta que el incremento de la base mínima no implica la correspondiente subida en las bases superiores, por lo que su efecto en la recaudación queda muy reducido".