La crisis ha llevado a los conductores a mirar más por su bolsillo y centrarse en modelos cada vez más eficientes. En este proceso, los coches eléctricos e híbridos parecen ganar cada vez más protagonismo por su menor consumo, pero ¿cuál tiene el mantenimiento más rentable? Según el estudio 'Vehículo y ahorro según motorización' realizado por la consultora experta en valoración de siniestros Audatex, el coste de mantenimiento de un híbrido puede ser hasta un 50% inferior al de vehículos de gasolina y diésel.

Audatex ha realizado un informe detallado tomando como referencia aquellos modelos cuyo volumen de ventas los hace más representativos del mercado de híbridos. Con este objeto se han analizado en detalle los casos del Toyota Auris Híbrido (que representó el 22% de las ventas de híbridos en España en 2012) y del utilitario Yaris Híbrido, puesto que ambos disponen de versiones Gasolina, Diésel e Híbrido.
Las conclusiones obtenidas de dicho análisis muestran que en un período de 8 años ó 120.000 kilómetros recorridos (kilometraje anual medio de 15.000 kms), el coste de mantenimiento total (incluyendo mantenimiento preventivo, correctivo y remplazo de neumáticos) de un diésel puede superar los 4.600 euros en el caso del Yaris y los 5.400 en el caso de Auris. Por lo que respecta a los propulsados por gasolina, las cifras se reducen hasta los 4.295 y 3.982 respectivamente. En cuanto a los modelos híbridos, las cifras se reducirían notablemente, hasta poco más de 2.500 euros (2.5009 y 2.586 respectivamente). Así, si se toma como base la motorización diesel, la motorización híbrida equivalente resulta hasta un 52% más económica de mantener.
En el caso de otro vehículo de una gama superior con motorizaciones diésel e híbrida como es el Lexus IS en sus dos versiones, para la versión IS 220D diésel de 177 CV, el coste medio de mantenimiento anual a los 8 años sería de 874,6 euros; mientras que en el caso del híbrido IS 300h de 223 CV, esta cifra se reduce hasta los 619,8 euros al año, un 29% menos.
Los sistemas híbridos "Full Hybrid" son más económicos de mantener, puesto que en comparación con una motorización tradicional, prescinden de algunos elementos cuyo mantenimiento implica su remplazo con el uso, por ejemplo, embrague, alternador, motor de arranque y correa de distribución. Adicionalmente, la recuperación de energía en el sistema de frenos regenerativo implica que el desgaste de las pastillas y discos de freno es menor que en una motorización convencional.