Pese al buen momento que vive el mercado de vehículo nuevo, el de usado mantiene el interés de los compradores. De hecho, en los dos últimos meses se ha intensificado la falta de stock de coches usados.

Según datos de la consultora MSI, hasta agosto faltaban 41.000 unidades para cubrir toda la demanda de este tipo de vehículos. La novedad es que dicha falta aqueja a todas las horquillas de edad, salvo a los de menos de un año, que tendría un sobre stock hasta agosto de más de 6.000 vehículos.

 

Por el contrario, los modelos de entre uno y dos años de antigüedad son los que más problemas de estocaje tienen, superando la demanda a la oferta en 24.000 unidades.

Así pues, las ventas de vehículos usados se incrementó un 11,7% en los ocho primeros meses del año respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, con un total de 1.1157.503 transacciones hechas, indicó Instituto de Estudios de Automoción (IEA), para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

Sin duda, son los vehículos de hasta cinco años de antigüedad los que están impulsado el mercado de usados. Los seminuevos de 0 a 3 años incrementaron sus operaciones un 17,6% entre enero y agosto, mientras que los que van de 3 a 5 años crecieron un 22,1%.

"El mercado de coches usados de nuestro país se está mostrando dinámico y sigue siendo la primera opción de quienes quieren comprarse un coche casi nuevo a un precio más asequible, de ahí que falten más de 40.000 vehículos para cubrir la demanda", considera el presidente de Faconauto, Jaume Roura.

En este sentido, agrega, las ventas ya no las copan los coches viejos, de más de diez años, sino que son las ventas de modelos de hasta cinco años los que gozan ahora de muy buena salud. "Ésta es la franja de edad que atienden los concesionarios, que están comprobando que, también hoy por hoy, esta parte del negocio es fundamental para la mejora de sus resultados".