La investigación que está efectuando el Parlamento Europeo sobre el fraude en las emisiones de los vehículos necesita que la Comisión le facilite más información, informa la institución en un comunicado. En una resolución aprobada el 13 de septiembre, la Cámara señala que la comisión de investigación sigue a la espera de documentos sobre los sistemas de medición y detalles del grupo de trabajo sobre los procedimientos de aprobación de los vehículos.

Desde su reunión constitutiva el pasado 2 de marzo, los eurodiputados de la comisión EMIS se han reunido en doce ocasiones y han recibido a 37 expertos, que respondieron a alrededor de 400 preguntas previamente. La comisión también ha encargado un estudio sobre las discrepancias entre las emisiones en los test de laboratorio y en condiciones reales de conducción.

Esta comisión se puso en marcha en respuesta a las revelaciones sobre la presencia en los vehículos de dispositivos para enmascarar el nivel real de emisiones contaminantes. El objetivo es determinar si la Comisión o las autoridades nacionales tenían sospechas o sabían de la existencia de esos dispositivos antes de su descubrimiento en Estados Unidos, y por qué no prestaron atención a la diferencia entre las emisiones medidas en el laboratorio y en carretera.

El texto, preparado por Pablo Zalba Bidegain, del Partido Popular español, y Gerben-Jan Gerbrandy (ALDE, Holanda), fue aprobado con 618 votos a favor, 26 en contra y siete abstenciones. En concreto, los eurodiputados piden a la Comisión que les facilite todos los documentos solicitados relacionados con la medición de las emisiones contaminantes, incluido el trabajo llevado a cabo por el Centro Comunitario de Investigación (JRC, en sus siglas en inglés), así como el registro de las actividades de los diversos grupos de expertos que trabajan en la normativa sobre procedimientos de aprobación de vehículos.

Los próximos meses el trabajo se centrarán en la responsabilidad de las autoridades nacionales, ya que su papel en la aplicación de la legislación sobre emisiones “no está suficientemente claro”. La comisión tiene previsto reunirse diez veces más antes del final de 2016 y planea recibir a numerosos representantes de los Gobiernos nacionales y regionales, así como de las compañías automovilísticas. Su informe final deberá ser presentado ante el pleno antes del 2 de marzo de 2017.