Las ventas de pick ups seminuevas incrementaron un 89,2% hasta mayo por el efecto del Plan PIMA AIRE que, al contrario que su homólogo para turismos PIVE-2, sí contempla ayudas para la renovación de industriales usados de hasta un año, según informa la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam).

Estas cifras positivas corresponden únicamente a las camionetas seminuevas, pues el resto de los segmentos de hasta 3,5 toneladas susceptibles de acogerse al PIMA no terminan de despegar. Concretamente, los derivados y furgonetas de hasta un año, cayeron un 29,2%, mientras que los comerciales medios retrocedieron un 26,5% hasta mayo.

Curiosamente, si ampliamos el rango hasta los tres años, la tendencia en estos mismos segmentos se invierte. En el caso de los derivados y furgonetas, las ventas subieron un 12% en el periodo analizado, lo que supone un incremento de ocho puntos porcentuales con respecto al año pasado. El mercado global de industriales registró un crecimiento del 7,7% hasta mayo, con un total de 143.146 unidades.

Según Ganvam, estos números ponen de manifiesto cómo el PIMA supone un estímulo para colectivos como pymes y autónomos, que atraídos por las ayudas acuden al mercado de VO para acceder a flotas seminuevas mucho más asequibles. Sin embargo, como consecuencia de la crisis y la falta de crédito, no tienen más remedio que ampliar el rango de edad hasta dar con modelos más económicos.

El contexto económico explica la clara polarización de las ventas entre los vehículos de hasta tres años ( 15,6%) y los de mayor edad, ya que los de más de diez años crecieron un 16,8% por una cuestión de bajo precio en un momento en el que el acceso a la financiación no es sencillo. Por el contrario, los industriales situados en el segmento intermedio de entre tres y cinco años se desplomaron un 33,4% hasta mayo.