Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac expuso, frente a la Comisión para el Estudio del Cambio Climático del Congreso de los Diputados, que el Plan Pima Aire logrará un ahorro energético de entre 10 y 15 millones de litros de combustible al año, con una consecuente reducción de emisiones a la atmósfera.

Los vehículos que se están dando de baja relacionados con este Plan tienen una antigüedad media de 14 años. Recordemos que a principios de agosto se aprobó una modificación del Plan Pima Aire, que permitía incluir las flotas de turismos, ampliando los vehículos que se pueden acoger al mismo y proporcionando una nueva alternativa a un sector muy castigado por la crisis.

El Plan Pive 2 ha tenido unos efectos considerables sobre el medio ambiente, ya que ha contribuido a reducir 82 millones de litros de combustible al año, el equivalente a un ahorro energético de casi 115 millones de euros.

En una región, la europea, donde los vehículos afrontan las normativas más exigentes de todo el mundo, para reducir aún más las emisiones a la atmósfera es necesario un esfuerzo conjunto de toda la sociedad, ya que las innovaciones tecnológicas no son suficientes por sí mismas.

Los fabricantes apuestan por una visión integral que aborde los desarrollos tecnológicos de la industria, pero también la renovación del parque automovilístico, la gestión eficaz de las infraestructuras, el uso de combustibles alternativos y una correcta infraestructura de recarga.