El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, expresó que el Plan Pima Tierra frenará la siniestralidad de un segmento como el de los tractores que, aunque siempre ha sido uno de los "grandes olvidados", registra más accidentes con daños personales que el resto de vehículos.

Para Sánchez Torres, este programa es un claro apoyo a la actividad de los agricultores que, debido a la caída de renta disponible y las dificultades de acceso al crédito, se han visto obligados a estirar al máximo la vida de sus vehículos de trabajo, retrasando su renovación.

Estos factores han acelerado el envejecimiento del parque agrícola - donde más del 55% tiene más de 16 años de antigüedad - y mermado también la seguridad de estos utilitarios, lo que explica su elevada siniestralidad.

Así, el presidente de Ganvam cree que el plan - dotado con cinco millones de euros - ayudará a impulsar definitivamente la demanda de tractores y maquinaria agrícola, que registró un claro cambio de tendencia al cierre de 2013, al subir un 2,7%, con 8.859 tractores inscritos, tras más de tres años consecutivos de caídas.

Según Sánchez Torres, "es una necesidad que este tipo de programas se mantenga en el tiempo hasta que la mejora de la economía sea palpable a pie de calle, puesto que son una ayuda al comprador, no al vendedor".