El Plan Pive 5, plan de incentivos a la compra de vehículos a cambio de achatarrar uno viejo, está llegando a su final, previsto para mediados de junio (o incluso antes). Actualmente se han consumido el 70% de los fondos.

Dicho plan fue presupuestado por 175 millones de euros, y en total se han contabilizado 110.000 operaciones de compra de las 175.000 previstas.

Gracias al Pive 5, el comprador de un coche nuevo tiene una ayuda de 2.000 euros (1.000 del Estado y 1.000 de la marca) para coches con un precio hasta 25.000 euros antes de IVA, llevando al desguace un coche viejo de diez años o más.

En el caso de familias numerosas la ayuda aumenta hasta los 3.000 euros (1.500 euros del Estado y otros 1.500 de la marca), siempre que compren un coche de más de cinco plazas o adaptado.

De momento no sabemos si habrá un Pive 6, aunque habrá que tener en cuenta la importancia de los diferentes planes de incentivos, pues las ventas han aumentado y ha sido todo un balón de oxígeno a la industria.