El presidente de la patronal de concesionarios de automóviles (Faconauto), Jaume Roura, considera que la difícil coyuntura de mercado aboca a las redes de distribución a afrontar un nuevo recorte de empleo.

Roura precisó, en declaraciones al programa de EFE-Radio 'Cuentakilómetros', que "ya hay marcas que estudian reducciones de la red, ajustadas a las verdaderas posibilidades de mercado, pero la cifra exacta ahora es difícil de determinar".

Abundó seguidamente que antes un concesionario podía sobrevivir con 200 unidades anuales y hoy tiene que hacerlo con 50, y así "es imposible".

El máximo responsable de Faconauto subrayó que "las empresas de concesionarios no han caído en la misma proporción que el mercado y, de esa manera, no cabemos todos. De los 3.200 concesionarios que éramos antes, hoy somos 2.600 y, aun así, somos demasiados para repartir el pastel del mercado".

"O encontramos fórmulas de que el consumo se reactive, de que se genere empleo, de que la gente compre coches, porque están en el mejor momento de precio, o las cosas se nos complican".

Señalar, en este sentido, que las redes de distribución automovilística española han perdido unos 50.000 empleos desde el inicio de la crisis.

La supervivencia de la actual red de concesionarios de automóviles en España pasa, en palabras del dirigente, por más volumen "y eso quiere decir recuperar objetivos de 900.000 a un millón de coches vendidos, para luego llegar a la velocidad de crucero de 1,2 millones. Si este mercado no se recupera, será muy malo".

Roura destacó que la estructura dominante del concesionario es la de una empresa familiar, de segunda, tercera o cuarta generación, en la que trabajan familias enteras que aguantarán todo para mantenerla, y por ello pide al Gobierno que tome conciencia del esfuerzo que se está haciendo en la coyuntura actual.

El Plan PIVE 2, para Roura, ya ha cogido el ritmo normal y la previsión es que la dotación de 150 millones de euros se puede agotar a finales de agosto o en septiembre, pues ya cubre el 55 % de la dotación, unos 82 millones de euros, y marcha a un ritmo de mil reservas diarias.

El presidente de Faconauto se muestra confiado en la prórroga de esta iniciativa, pues "tenemos el compromiso del presidente del Gobierno".

Sin embargo, fue más reticente con el Plan PIMA Aire que "no funciona tan bien como queríamos", porque entiende que no se ha ceñido a la operatividad que conlleva ajustar una venta en un segmento de vehículos que requiere de especificidades muy concretas por parte del cliente.